miércoles, 10 de enero de 2018

DE LA PÁGINA WEB DE PREMIUM EDITORIAL.

El silencio de las estrellas, de Miguel Á. Pérez Oca, I Premio de Novela de Ciencia Ficción Ciudad del Conocimiento, disponible desde hoy en versión digital en Amazon Kindle por 2,99 €.
.
https://www.amazon.es/dp/B078X3QNCG/ref=sr_1_1…
.
Una obra impactante y de lectura breve que plantea cuestiones morales como la soledad del ser humano como especie en el universo y respuestas documentadas a la paradoja de Fermi. Ciencia ficción en la línea Arthur C. Clarke con altas dosis de aventura sintetizadas en una novela muy adictiva.
Avanzado el siglo XXI, la carrera por la conquista espacial se reaviva tras el hallazgo del fósil de un ser primitivo en la superficie de Marte. Tanto es así…
AMAZON.ES

martes, 9 de enero de 2018

EN EL LADO OSCURO DE SHACKLETON.

El tema de ayer era "El lado oscuro", y yo presenté este trabajo que espero os guste y os haga pensar en los nacionalismos, patriotismos, banderitas e himnos y demás zarandajas inútiles y muchas veces sangrientas.





Hay un cráter en la Luna, llamado Shackleton en honor al famoso explorador austral, que está en el mismo Polo Sur de nuestro satélite. Su excepcional posición hace que en su fondo no dé nunca la luz del sol. Esa zona, siempre sumida en las tinieblas, es conocida como “el lado oscuro” y es la ideal para montar allí la primera colonia lunar, por una razón evidente: Todo el fondo del cráter de 30 kilómetros de diámetro y 5 de profundidad, está cubierto de hielo. Durante millones de años, los cometas han estado estrellándose en la superficie lunar y esparciendo allí el hielo de agua del que están compuestos. Este hielo se ha sublimado al calor del sol y escapado al espacio exterior, excepto en Shackleton, donde el frío y la oscuridad eternos han preservado el preciado sólido, que podría surtir de agua, oxígeno e hidrógeno a un habitáculo permanente…

            En el fondo del Lado Oscuro se ha abierto una compuerta y ha surgido de ella un pequeño vehículo de seis ruedas con un único tripulante, embutido en su escafandra de astronauta. Jordi tiene que darse prisa para llegar al emplazamiento del telescopio de 12 metros de diámetro, justo en el borde del cráter. Allá arriba siempre da la luz del sol y una pantalla de cerámica protege al enorme aparato de acabar achicharrado. El mecanismo se ha detenido, y conforme avanza el Sol por el horizonte sobrepasará la protección y fundirá su delicada óptica. El vehículo aparca a la sombra del observatorio y Jordi se apresura a destornillar una tapa y cambiar la pieza averiada.
            -Vale, Jordi, ese trasto ya funciona otra vez – le dicen desde la base.
            Jordi conecta el ordenador de su vehículo al telescopio para comprobar su funcionamiento correcto. Bajo un cielo cuajado de estrellas, rodeado por la desolación, su vista se fija en el globo de la Tierra, que parece apoyarse en el horizonte. Apunta el objetivo del instrumento al planeta azul. La Península Ibérica está libre de nubes. Y Jordi reflexiona sobre la maravilla y la insignificancia de nuestro mundo en medio del Cosmos. Por supuesto, no se ven las fronteras inventadas por el ser humano. Anoche, el Telediari Catalá le informó de la marcha del eterno problema de su país. Desde la capital de la República, Ciutat Puigdemont (antes conocida como Girona), el Molt Honorable President Capdepera se lamentaba de que el Condado de Barcelona había proclamado unilateralmente la independencia. Los dirigentes barcelonistas quieren separarse de Catalunya, transgrediendo la Constitució Catalana de 2025, y se quejan de que, durante el referéndum ilegal que han montado, han sido agredidos salvajemente por los Moços d’Esquadra que intentaban confiscar las urnas.
            Jordi mira al firmamento, sobre su cabeza, y piensa que algún día los nacionalismos serán considerados como delitos de insolidaridad. Se encoge de hombros, sube a su vehículo y regresa a la base lunar donde le esperan sus camaradas de varios países y razas.
Desde el Lado Oscuro de Shackleton no se ven las fronteras.
                                                               
                                                                    Miguel Ángel Pérez Oca.


                                                           (500 palabras, sin título ni firma. )

martes, 2 de enero de 2018

HOY EN EL DIARIO INFORMACIÓN DE ALICANTE.


Hoy me han publicado como "carta destacada" el texto que os pongo a continuación. Ya me diréis qué os parece. Yo, siempre complicándome la vida... pero por causas nobles.

SANTA BÁRBARA Y SUS FANTASMAS.

Mira que les he dado la lata. Pero por lo visto mi escala de valores no es la suya. Se lo dije mil veces a Miguel Valor, cuando mandaba el PP, y otras mil a los compañeros de Guanyar, cuando el tripartito recientemente finiquitado: La plataforma más elevada del Castillo de Santa Bárbara tiene un pretil muy bajo, de unos escasos 50 cm. Es una zona peligrosa donde un niño, o incluso un mayor despistado, podría caer al vacío y matarse. Colocar allí una baranda metálica sería muy barato. Pero ni unos ni otros me han hecho caso. ¡Estos políticos! Un día de estos, por desgracia, un niño podría matarse allí y su fantasma perseguiría a nuestros ediles que, estoy seguro, colocarían de inmediato la barandilla post mortem. Entretanto andan enzarzados en profundas discusiones sobre si Nicolás Peris, alcaide castellano de esa fortaleza, que murió defendiéndola del rey aragonés Jaime II, merece o no una calle. Porque, claro, era castellano y los nacionalistas de aquí se sienten obligados a ver un traidor en cualquiera que intentase dejarnos como murcianos en lugar de valencianos. Yo, que soy ciudadano del Planeta Tierra y mi pueblo es la clase trabajadora de toda la Humanidad, considero que el que piense que ser valenciano es mejor que ser murciano es un racista… o un fantasma.

Miguel Ángel Pérez Oca.


(Publicado en el diario Información de Alicante el 2-1-2018)

lunes, 1 de enero de 2018

DE LA PÁGINA WEB DE EDITORIAL PREMIUM. EL AÑO EMPIEZA BIEN.

Un buen año para la Ciencia Ficción en Premium Editorial.
.
El silencio de las estrellas ha sido la novela más vendida de Premium Editorial en 2017. La segunda edición sigue vendiendo ejemplares y dando a conocer a un numeroso público la nueva ciencia ficción española.
.
En la imagen, Miguel Ángel Pérez Oca y Zoilo Andrés firmando sus obras El silencio de las estrelllas y El nuevo orden de las cosas en el XII Encuentro de Literatura Fantástica de Dos Hermanas que tuvo lugar en octubre. #novela #cienciaficcion #elsilenciodelasestrellas #elnuevoordendelascosas#hesperidesnet


viernes, 29 de diciembre de 2017

UN POEMITA CONMEMORATIVO.


DOSCIENTOS TRABAJOS.
(A mis compañeros de la Tertulia Filandón)

Doscientos trabajos ya.
Con este ya son doscientos,
en siete añitos, no más.
Te lo digo y no te miento.

Desde el canguro inicial,
cada quincena me siento
liberado de aquel mal
que me quitaba el aliento.

Aquí encontré de verdad,
gente especial y ese viento
que me impulsa a navegar
por océanos de cuentos.

Tres libros he escrito ya
nacidos de nuestro evento,
de esta tertulia sinpar
con tan buenos elementos.

Y no diré nada más,
salvo mi agradecimiento.
Doscientos trabajos ya.
Te lo digo y no te miento.


                                        Miguel Ángel Pérez Oca.

¡COCODRILOS!



El tema de la tertulia de ayer era COCODRILOS y yo presenté dos trabajos: este que os pongo aquí sobre estos bichos y un poema que os pondré a continuación.
Espero que este trabajo os haga reflexionar sobre la crueldad de nuestra especie:

EL RECINTO DE LOS COCODRILOS.

            Era el lugar que más me gustaba del Parque Zoológico; no sé si porque era el más alejado de la civilización y uno tenía la sensación de encontrarse en el mismo corazón de la selva. Allí, bajo la sombra de un sicomoro, solía sentarme en un rústico banquito hecho con medio tronco de palmera y, apoyado en la corteza rugosa, leía alguna novela de exóticas aventuras africanas.
            Aquella mañana, me llamó la atención el rumor de un motor eléctrico. Un empleado conducía una especie de carrito de golf que tiraba de un remolque metálico. Se acercó a la baranda junto al foso que separaba a los temibles reptiles del público y abrió la tapa del remolque.
            -¡Venid, cabrones, a por vuestra comida! – gritaba, mientras los saurios iban acercándose con su pesado caminar.
            Extrajo una gallina del depósito, la agarró por las patas y estrelló su cabeza contra uno de los mojones de piedra que sujetaban la verja. Después, todavía aleteando mientras agonizaba, echaba al pobre animal en las cercanías del saurio de mirada aviesa al que le faltaba tiempo para tragárselo en un revuelo de plumas y cacareos agónicos.
            Invadido por la repugnancia, pregunté al empleado por qué hacía eso.
            -A estos hijoputas les gusta comerse a sus presas vivas, pero si no las atonto primero con un buen golpe, echarían a correr y se escaparían… Que una gallina corre más que un cocodrilo.
            Repitió la operación varias veces, hasta que todos los cocodrilos estuvieron saciados. Después me invitó a acompañarle a ver cómo daba de comer a los dragones de Comodo y cómo les echaba ratones vivos a las serpientes.
            -Las bichas los seducen con su mirada hipnótica y se los tragan mientras ellos no paran de temblar con los ojos desorbitados...
            Decliné la invitación. Aquel tipo me pareció una mala persona.
            Esa noche tuve una pesadilla horrible:
            La Tierra había sido conquistada por una raza alienígena de arañas peludas inteligentes del tamaño de un ser humano. El Zoológico seguía existiendo tal como yo lo conocía, salvo que habían inaugurado una nueva zona donde se podía ver a una familia entera de homo sapiens. El nuevo empleado cuidador de los cocodrilos era una de aquellas enormes arañas extraterrestres. Se detenía junto a la baranda, como su predecesor, pero en lugar de sacar gallinas del remolque, extraía niños sonrosados y llorosos a los que sujetaba por los tobillos y les estrellaba la cabeza contra el mojón, antes de echarlos a los saurios, que los devoraban en dos bocados, entre un revuelo de sangre y gemidos agónicos.
            La araña se volvía hacia mí y me invitaba a verla cómo alimentaba a los dragones de Comodo, y yo declinaba la invitación. Bajaba la mirada y veía mis patas peludas. Yo también era uno de aquellos seres.
            Me desperté sudoroso y no fui capaz de desayunar tostadas con fiambre de pollo. Aunque debo reconocer que la araña alienígena no me pareció más cruel que el empleado que echaba gallinas moribundas a los cocodrilos.

                                                                      Miguel Ángel Pérez Oca.


                                                               (500 palabras, sin título ni firma. )


miércoles, 13 de diciembre de 2017

PRESENTACIÓN DE UN POEMARIO DE MERCEDES MANSO.


Ayer, 12 de diciembre de 2017, en el Hotel Abba Centrum, lugar habitual de nuestras tertulias literarias, se presentó el poemario "PROHIBIDO NO VIVIR" de nuestra genial poeta Mercedes Manso de la Rosa, con ilustraciones de nuestra compañera Lourdes Urquidi. La sala estaba llena de público amigo. Miguel Sarceda, nuestro lector oficial, leyó varios poemas del libro. Julián Llorca, el director del hotel y miembro de nuestra Tertulia "El Filandón", dirigió unas sentidas palabras, y la presentación corrió a cargo de Ana Ponce de León, que ya va cogiendo práctica en esto de las presentaciones. Nuestro compañero y estupendo cantautor Adolfo Celdrán  nos obsequió con dos canciones, la primera de su cosecha, sobre la vida, y la segunda la "Canción del esposo soldado" de Miguel Hernández, que nos emocionó a todos. Habló por último la autora con unas hermosas palabras, y cerró el acto su pareja, el magnífico y enorme Julián II, que se ha integrado en nuestra tertulia como si estuviera en ella toda la vida, con un corto discurso lleno de humor y la recitación de un poema que define a la perfección el carácter de Mercedes y que se refleja en el título de la obra.
Después Mercedes firmó libros y todos salimos al patio a disfrutar de unos vinos y unas estupendas croquetas.
Ha sido una presentación maravillosa, una de las más entrañables que recuerdo.
Julián, director, me pido tu hotel para cuando tenga que hacer yo una presentación.
Esta noche ya he leído varios poemas y son magníficos, como ya nos tiene acostumbrados Mercedes.
Felicidades, Mercedes y Julián. Y felicidades a la ilustradora Lourdes.


                                                                       Miguel Ángel Pérez Oca.