sábado, 31 de diciembre de 2011

ASÍ QUE ERA LO MISMO VOTAR AL PESOE QUE AL PP, ¿VERDAD?




"Subiré las pensiones", dijo el gallego, y las sube, sí, el 1%, que comparado con lo que ha subido la vida, es una bajada más. "No subiré los impuestos", nos dijo durante toda la campaña electoral, y sube el IRPF a pobres y ricos, todos por igual, como corresponde a un gobernante derechoso de la peor especie. "Fomentaré el empleo", y suspende la Dependencia y recorta por todas partes, con la excusa de que el déficit ha superado las previsiones del Gobierno anterior (de nuevo el viejo cuento de que la culpa de todo la tiene Zapatero), cuando el déficit lo han provocado en su mayor parte las autonomías regidas por el PP. Y parece ser, según autorizados economistas, que lo que se pretende es fomentar el empleo con una nueva burbuja inmobiliaria, para que el próximo batacazo sea peor todavía. Y es que una cosa es ser hermético e indefinido, como buen gallego, y otra SER UN MENTIROSO.

Así que era lo mismo votar al PSOE que al PP, ¿verdad, señor Cayo Lara y demás cultivadores de la confusión? Claro, ahora, "contra la derecha vivimos (viven ustedes) mejor". Tienen ustedes más concejales y diputados, y los desmanes derechosos les proporcionan el oxígeno pseudo revolucionario que necesitan para medrar, a costa de porculizar a la Izquierda y a la clase trabajadora en general.

Pues, nada, muchas gracias, señores profetas de la "verdadera" Izquierda.

Ya les iré recordando, cada vez que me dé la gana, lo de que votar al PSOE y votar al PP era lo mismo.

(Ah, y podéis mandarme, otra vez, a la mierda)

Miguel, el de la memoria persistente.

viernes, 30 de diciembre de 2011

¿FELIZ AÑO NUEVO? ¿DE VERAS?






Y menos mal que en 2011 nació mi nieto Moisés y que en 2012 espero a mi nieto Ricardo, que si no...


Pero se han ido amigos y amigas muy queridos y la situación general es de lo más deprimente.


Así que no puedo evitar preguntarme qué puñeta celebramos en esta Noche Vieja. ¿Que hemos sobrevivido a un año 2011 muy cabrón? ¿Que viene otro peor? ¿Que por fin algún ingénuo comprenderá que no era lo mismo votar al PP que al PSOE? ¿Que a estas alturas de la película el PSOE sigue sin enterarse de la misa la media? ¿Que nosotros sí que vamos a enterarnos de lo que vale un peine? ¿Que sufriremos en nuestras carnes las intenciones de la derecha europea, triunfante en las urnas, de salvar los muebles de los señoritos especuladores a costa de sodomizar a los curritos de salario mínimo, dependientes, funcionarios, pensionistas y pueblo en general? ¿Que la esperanza del 15-M era solo un juego de niños? ¿Que lo que pasa es que el Capitalismo ha fracasado, pero prefiere morir matando? ¿ Que a lo peor TODO ES UNA GRAN MENTIRA?



¿Sabéis lo que os digo? Pues que le den por saco a la Noche Vieja, que eso de que haya que divertirse aunque no nos apetezca, porque lo dicen los curas o el Corte Finlandés tiene pelendengues.



HALA, Y QUE NOS QUEDEMOS COMO ESTAMOS, VIRGENCITA.



No te fastidias.





Miguel III el Escéptico.

lunes, 26 de diciembre de 2011

¡CUERPO A TIERRA, QUE VIENE LEHMAN BROTHERS!





Por fin se cargaron al vergonzante Berlusconi, pero fue para poner en su sitio a un tío de Lehman Brothers. Papandreu no pudo realizar su referendum griego y haciendo gala de una dignidad de las que no se ven por aquí, dimitió... ¡Y han puesto en su lugar a otro tío de Lehman Brothers! Aquí arrasa Rajoy que, en principio, se nos muestra prudente, moderado y... gallego. Pero, ojo, el mega super ministro de Economía es un tal De Guindos, que ha trabajado, según dice la prensa, para... ¿Para quién? Tachaaaán: para Lehman Brothers. ¿Hay alguien más de Lehman Brothers por ahí, algún cripto lehmanbrodhista, en la política europea...? Seguro que sí. Muchos. ¿Quitarán a Benedicto XVI para poner un Papa de Lehman Brothers? Quí lo sa. El caso es que los incendiarios se nos han metido a bomberos, ¿para tapar sus meteduras de pata? ¿ O la crisis estaba perfectamente planificada para tomar el poder? ¿Estamos, quizá, ante un Golpe de Estado de nueva factura, económico en lugar de militar? "Esto lo arreglaba yo - dice un contertulio de café - cerrando las bolsas, nacionalizándolo todo y metiendo a todos los especuladores no productivos en la cárcel" A lo mejor tiene razón, pero ¿quién le pone el cascabel al gato? Nos tienen cogidos por las gónadas, ay. Y dentro de poco seremos súbditos, que no ciudadanos, de Lehmanbrothilandia. Y, para colmo, seguiremos votando cada cuatro años, convencidos de que vivimos en una democracia, porque podremos elegir entre un tío de Lehman Brothers y otro de Lehman Brothers. Si no al tiempo.





Miguel Ángel Pérez Oca.





martes, 20 de diciembre de 2011

BIENVENIDO AL PLANETA TIERRA, MOISÉS DAVIA IV



Os presento a mi nieto Moisés Davia IV. Lo llamo así porque es el cuarto de ese nombre, ya que es biznieto del ilustre músico y compositor que fue Director, entre otras, de la Banda Municipal de Alicante, D. Moisés Davia Soriano. Así que el niño, nada más nacer, ya tiene en Alicante una calle con su nombre. No todos pueden presumir de lo mismo. Yo, aprovechando que estamos en Navidad, le deseo una vida feliz y próspera en un mundo futuro donde palabras como "Mercados", "índice de riesgo", "especulación", "corrupción" y "crisis" no sean ya más que arcaísmos de una época en la que los seres humanos se volvieron locos y le daban más importancia a los papelitos verdes de curso legal que a las personas. Que todo eso se acabe, para que Moisés y su primita Sara puedan llegar a ser personas plenas y felices. Y que sus papás y mamás lo vean y lo disfruten con todos nosotros.



Miguel Ángel Pérez Oca.

viernes, 2 de diciembre de 2011

MALA UVA NAVIDEÑA.






Te lo tomas a cachondeo o se te atragantan las uvas.




Ala, a ver si pasan estas puñeteras fechas y volvemos al tajo, que ya está bien de tonterías.







Miguelito el descreído tenaz.

EL CAPITALISMO ES UNA ESTAFA PIRAMIDAL.




¿Alguna vez os han intentado sacar dinero en una estafa piramidal? El argumento es fácil y aparentemente lógico; consiste en un negocio de crecimiento multiplicador, e inversiones personales, que revierte en beneficios hacia todos los participantes a costa de nuevas adhesiones. Pero el presunto público a implicar NO ES INFINITO, y así la cadena se rompe en cuanto se satura el mercado y solo los primeros, los situados en el vértice de la pirámide, acaban forrándose a costa de los demás.
¿Y qué es el Capitalismo sino una estafa piramidal? Para funcionar, el sistema capitalista debe crecer continuamente. La economía “no se puede estancar”; si no hay crecimiento viene la crisis y la ruina general. Pero el planeta Tierra TAMPOCO ES INFINITO, y está siendo esquilmado por un crecimiento incontrolado que produce, entre otras cosas, el agotamiento de las materias primas, el calentamiento global, la pauperización del Tercer Mundo, precisamente donde están esas materias primas imprescindibles para el “desarrollo” y el “crecimiento”. Hasta ahora, cuando el mercado se saturaba y el crecimiento se estancaba, los capitalistas armaban una guerra, se destruían unos cuantos países, se masacraba a unos cuantos cientos de miles de personas y el terreno quedaba listo para una nueva etapa de “crecimiento” y “reconstrucción”. Ahora, la gente está mejor informada y las banderitas, los himnos y los uniformes ya no engañan a nadie; así que se han inventado otra arma de destrucción masiva: LA CRISIS PLANIFICADA. Consiste en arruinar a unos cuantos países, aumentar la cota de poder de las entidades financieras, limitando en lo posible la verdadera democracia, y una vez conseguidos los objetivos y sumida la población en la miseria, volver a crecer o a “reconstruir” desde una posición más favorable. Por otro lado, ante la saturación de Europa y sus crisis inducidas, se buscan nuevos espacios para el crecimiento piramidal: China, India, Brasil… los emergentes, que se dice. Y el Capitalismo especulativo, el más peligroso, ya ni siquiera se molesta en obtener plusvalías de los trabajadores. Ahora se dedica a la especulación pura y dura, negociando directamente con los títulos de propiedad, que no son más que papelitos impresos a los que se reconoce un valor ficticio, en una especie de criminal juego del Monopoly a nivel planetario.
La situación, mientras perviva el Sistema, no tiene solución. Cambiarlo costaría renuncias inasumibles por los ciudadanos consumistas, que tendrían que resignarse a un sistema equilibrado de crecimiento cero, donde el planeta no estuviera en peligro, a cambio de limitar el consumo incontrolado de energía y materias primas. Pero el crecimiento del Sistema, por muchas crisis que se inventen, por muchas guerras que se organicen, por muchos mercados nuevos que se busquen, NO PUEDE SER INDEFINIDO, y tarde o temprano reventará la burbuja, cuando la situación se haga insostenible, cuando la gente ya no tenga nada que perder, cuando la biosfera se envenene, cuando el crecimiento indefinido de esta miserable ESTAFA PIRAMIDAL, llamada Capitalismo, no pueda crecer un milímetro más… O cuando los ciudadanos alcancen de una vez la suficiente madurez política como para derribar a los ídolos con pies de barro, que son pocos y cobardes, y sería muy fácil acabar con ellos. Sin embargo, por ahora, dominan la situación y tienen a los gobiernos atados de pies y manos, bajo el chantaje de las crisis, ante las que no tienen más remedio que capitular, porque el sistema en el que se hallan insertos, NO PERMITE OTRA COSA. Incluso las oposiciones que critican la sumisión de los gobiernos al capital, harían lo mismo si gobernasen, porque hoy por hoy, y mientras el pueblo en masa no se conciencie y protagonice la revolución inevitable, NO SE PUEDE HACER NADA.
Ojala que cuando se pueda no sea ya demasiado tarde.
Miguel Ángel Pérez Oca.

lunes, 28 de noviembre de 2011

CUENTO DE POLÍTICA-FICCIÓN SOBRE EL 20-N









¿Qué hubieran hecho los políticos que tanto han criticado la política del PSOE si hubieran sido ellos los que tuvieran la responsabilidad de gobernar, que "una cosa es predicar y otra dar trigo", como dice un personaje del relato. En fin, a buen entendedor...

PRESAGIOS DEL 20-N EN UN MUNDO PARALELO.
¿Conocéis la teoría de los mundos paralelos de Everett? No sé si es cierta o solo una fantasía de su autor, y me temo que jamás podremos comprobarlo; pero hagamos un ejercicio mental e imaginemos que ahí al lado, en otras dimensiones espacio-temporales hay otros mundos muy parecidos al nuestro, salvo en algunos pequeños detalles…
Estamos a principios de los años 10 del siglo XXI. El Jefe del Gobierno de España, Cayo Lara, en su despacho de La Moncloa, permanecía pensativo ante su teléfono rojo. Ni siquiera levantó la vista cuando su vicepresidente y ministro de Asuntos Sociales, Gaspar Llamazares, entró sin llamar, como era su costumbre.
-¿Qué te pasa, Cayo?, estás lívido.
-¿Que qué me pasa? Me acaban de llamar la Merkel, el Sarkozí y el Van Rompuy, uno detrás de otro. No sabes lo que me han dicho.
Llamazares permaneció callado, aunque arqueaba una ceja en un gesto interrogante. Y Cayo, al fin, levantó la mirada hacia su ministro.
-Pues nada, que o hacemos todos los recortes sociales que figuran en esta lista que me han dictado – y le tendió el papel a Llamazares – o dentro de unos meses no tendremos con qué pagar el sueldo de los funcionarios ni mantener los gastos de Sanidad, Educación y demás, porque las agencias de calificación nos pondrán una nota muy mala y nadie se atreverá a comprar nuestros bonos. En cambio, si hacemos los recortes y nos portamos bien, nos ayudarán en caso de quiebra y nos prestarán lo que haga falta…
-Pero aquí dice que hay que bajar el sueldo a los funcionarios, congelar las pensiones y atrasar la jubilación hasta los 67 años… ¡Es intolerable! ¡Somos un gobierno de izquierdas y no podemos claudicar así ante los mercados capitalistas!
-¿Y qué alternativa tenemos, Gaspar? Nos tienen cogidos por los huevos.
-Pero, Cayo, ¿no comprendes que las elecciones están a la vuelta de la esquina y los del PSOE lo aprovecharán en su campaña para decir a la gente que votar al PP o a Izquierda Unida es lo mismo, porque ambos somos de derechas? ¿Y si nos negamos a pagar las deudas…?
- Pues, ya sabes, nadie nos prestará un euro, la banca nos dejará solos y el Estado Español estará en la ruina antes de las elecciones. Así que aún nos votarán menos que si hacemos los recortes que nos exige Europa.
- Cómo van a disfrutar los del PSOE, ¿verdad?. Ahora solo tienen dos diputados, pero si consiguen convencer a los tontos de que votarnos a nosotros o al PP es lo mismo, quizá consigan once o doce… Y esto lo van a aprovechar también Rosa Díez y los minoritarios. Nos van a hacer polvo entre todos; porque esos preferirán que se fraccione la izquierda con tal de sacar unos cuantos escaños – meditó Llamazares en voz alta -. Y los chicos del 15-M preconizando el voto nulo y la abstención…. En cuanto a los del PP, no nos van a echar una mano, apoyando al Gobierno, aunque se hunda esa España que tanto dicen amar los patriotas de hojalata; y dirán que somos nosotros los que hemos llevado el país a esta situación…
- Pero, no nos queda más remedio que hacer los recortes que nos exigen, Gaspar, no hay alternativa, ¿no lo ves? Así que esperemos que Zapatero y Rubalcaba, al menos, sean gente decente y no exploten nuestra inevitable sumisión a los mercados... Porque si no, los del PSOE y el resto de la Izquierda lo van a tener muy fácil. Nos pueden criticar impunemente porque no van a gobernar y una cosa es predicar y otra dar trigo.
-Qué duro es gobernar, Cayo.
-Sí, qué duro es, Gaspar.

Miguel Ángel Pérez Oca.

jueves, 24 de noviembre de 2011

LA GRAN PRUEBA.



Antes de poneros la última narración leída en la Tertulia de la Bodega de Adolfo, quiero dejar bien claro que no todas las empresas se comportan como la del cuento, que no todos los jefes son como el del cuento y que no todos los encargados de personal aceptan someterse a la prueba del cuento. Afortunadamente, todavía queda gente decente en esos ámbitos, aunque son minoría, que conste.


LA PRUEBA DEL HIJOPUTA.
(basado en hechos reales)
El jefe me observaba atentamente desde su butaca de cuero negro, tras la enorme mesa de despacho. Yo, de pie ante él, me temía lo peor.
-Bueno, bueno... Blázquez, estoy muy satisfecho de su trabajo. Durante mis vacaciones ha llevado usted la oficina de manera impecable. Enhorabuena.
-Gracias, don Borja – le contesté con un hilo de voz, porque, efectivamente, ahora si que estaba seguro de mis temores.
-Mire, Blázquez, como usted sabe, nuestro Jefe de Personal, el bueno de Domínguez, se nos jubila el mes que viene y he pensado que usted es la persona idónea para ocupar ese puesto.
Efectivamente, lo peor había caído sobre mí. Llamar “bueno” al malvado y prepotente Domínguez ya era muy significativo. El Jefe debió darse cuenta de mi velado gesto de repugnancia y se dispuso a ser convincente.
-Recibirá usted un sueldo de jefe de segunda, Blázquez, casi el doble de lo que gana hoy. Tendrá que trabajar algo más, sobre todo en épocas de convenios colectivos y conflictos laborales, y tomar decisiones que no siempre son agradables, pero a cambio podrá llevar a sus hijos a un buen colegio privado, mudarse a un bonito bungalow en la zona residencial, comprarse un coche nuevo… en fin, todo eso a lo que aspira un hombre valioso, hogareño y trabajador como usted.
Yo permanecía callado, pensativo, esperando quizá algo peor todavía.
-Así que, querido amigo – me dijo don Borja -, voy a encargarle ya un primer trabajo muy delicado. Quiero que me haga una lista de veinte empleados susceptibles de ser despedidos, por orden de prioridad, ya sabe: embarazadas con contrato eventual, afiliados a sindicatos, enfermos crónicos, gente desmotivada... Tenemos que hacer una remodelación de personal para abaratar los costes.
Cuando salí del despacho del jefe me temblaban las piernas. Me senté ante mi ordenador y permanecí con la mirada fija en la pantalla apagada. A mi lado, el viejo Gandarias me miraba con curiosidad.
-¿Qué te pasa, muchacho? Estás lívido. Parece que el tío Borja te ha pegado una buena bronca.
-Peor que eso, mucho peor – le contesté, y le conté lo sucedido. Siempre he tenido una gran confianza con el viejo Gandarias, cuyos consejos aprecio mucho.
-Mira, hijo – me susurró al oído -, el baranda te está haciendo la prueba del hijoputa. Quiere saber si estás dispuesto a destrozarle la vida a tus compañeros a cambio de dinero. Así que escúchame bien: Si decides aceptar, puedes justificarte pensando que la mayoría de los tíos y tías que nos rodean en esta oficina le dirían que sí al jefe sin pensárselo dos veces. Aunque no debes decidir nada de lo que te vayas a arrepentir después – y se quedó mirando al techo -. A mí también me hicieron esa prueba hace muchos años. ¿Por qué te crees que sigo siendo oficial de tercera a mi edad? Vivo en un piso viejo, mis hijos están en el paro y mi coche es un trasto... Quizá debí aceptar.
Esa noche no pude dormir. No le conté nada a Paquita, porque sabía que me hubiera pedido que no aceptara el cargo, ya que por encima de todo están los principios. Y me levanté de madrugada, dudando aún si rendirme y elaborar la dichosa lista…
Nada más llegar a la oficina, don Borja me llamó a su despacho. Al entrar, vi que le complacía mi amplia sonrisa, que él interpretó como de complicidad.
-Venga, venga, deme ya esa lista – me dijo alargando la mano hacia mí.
Y yo hinché el pecho, lo miré al fondo de los ojos y tomé carrerilla mentalmente, antes de pronunciar una sola palabra, una palabra de una única y rotunda sílaba:
-NO.






Miguel Ángel Pérez Oca.

lunes, 21 de noviembre de 2011

21-N. REFLEXIONES DESPUÉS DE UNA DEBACLE.






Me inquietan, no me gustan, las mayorías absolutas. Las mayorías absolutas siempre acaban mal en este país. Acordaos de la mayoría absoluta del PSOE en tiempos de Felipe y cómo acabó; acordaos de la primera mayoría absoluta del PP y ved cómo desembocó en la primera derrota de Rajoy, que todos interpretaron como revolcón póstumo a Aznar. Pero, es que ésta del 20-N es más que una mayoría absoluta de la Derecha, es una mayoría total, con un PP dueño de ayuntamientos, autonomías, cámaras y Gobierno. Es peligroso, en primer lugar, para ellos mismos y en segundo, para todos los que no pensamos como ellos.
Partido Popular.- Ha vencido arrolladoramente utilizando una estrategia marrullera, explotando la mentira científicamente, fabricando frases astutas que han desacreditado a un Zapatero cuya incompetencia dialéctica no le ha permitido defenderse; y en política, lo más importante, mal que nos pese, es la palabra. Ahora, por fin, podremos conocer el programa oculto de Rajoy y, ¿qué queréis?, me temo lo peor. Pero al vencedor tampoco le arriendo la ganancia; de hecho, siento pena de él. Porque se va a tener que comer el marrón de la indomable crisis financiera, supranacional y exógena, y los mismos que lo han votado “a ver si con éstos cambian las cosas” le pedirán cuentas a la primera de cambio. La cara de su esposa en el balcón de Génova era un poema de desolación. Ella lo conoce y los conoce, y como mujer inteligente y sensible que parece ser, debió tener ante los peperos vociferantes de la calle una muy clara visión de lo que se les viene encima. Porque me da que los peores enemigos a su política, pretendidamente moderada, va a tenerlos Rajoy dentro de casa, y se llaman: acólitos de la Conferencia Episcopal, extrema derecha, viejos y nuevos franquistas, etc. que querrán empujarlo a acciones innecesariamente conflictivas en temas de homosexualidad, aborto y demás. No se puede gobernar un partido que abarca toda la derecha sin tener conflictos con uno u otro sector. Le auguro un mandato (no sé si llegará a consumar sus cuatro años) de desórdenes públicos, protestas ciudadanas e intrigas. Los siento por usted, señor Rajoy.
Partido Socialista Obrero Español.- La estampa de Rubalcaba, solo ante el peligro, con Zapatero desaparecido y los demás disimulando, fue patética. Para mí, Rubalcaba ha sido el candidato más coherente de esta campaña, pero en un mes ha tenido que intentar contrarrestar ocho años de incompetencia dialéctica de su jefe Bambi, estampa de hombre honrado e ingenuo, bondadoso y cándido, antítesis del político convincente y duro que necesita una crisis como esta (Tampoco Rajoy es el más indicado, me parece a mí). El hándicap de Rubalcaba fue que a cada una de sus propuestas se le podía objetar que por qué no lo había hecho cuando estaba en el Gobierno; y él no podía contestar que Zapatero, a pesar de su apariencia cándida, era un cabezota caprichoso que vivía en otro planeta e imponía sus criterios, a Solbes, a él y a todos los del equipo que se le fueron marchando. Si Rubalcaba hubiera podido explicarse en lugar de su jefe y hacernos comprender que la alternativa a los recortes “de derechas”(según algunos demagogos que nunca van a gobernar) era el rescate y la ruina, podría, quizá, haber salvado los muebles, pero el jefe era el jefe. Ahora toca la catarsis: “depuración o muerte”. Habrá que acabar con viejos y nuevos dinosaurios y algún que otro personaje ridículo, y ver si se puede recuperar el partido con nuevos y prometedores valores. Solo espero que esta vez el nuevo líder sepa hablar.
Los que acabaron con el bipartidismo.- Me pregunto de qué se ríe Cayo Lara. ¿Está contento de que la Izquierda se haya ido a la porra? Porque si el precio de su magro éxito es el triunfo total de la derecha, no le arriendo la ganancia. Demostró su ingenio campestre con lo de “Rubaljoy” y se dedicó con los otros minoritarios a convencer a la gente descontenta, progresista, joven, de que votar al PP y votar al PSOE era lo mismo; Y NO LO ES, y él lo sabe, y pronto lo podremos comprobar todos, a nuestro pesar. Y después de tan descomunal esfuerzo de falsedad y de falta de ética, Lara ha conseguido tener 11 diputados en lugar de 2. Bueno, ya tiene grupo parlamentario. Con su pan se lo coma. Algún día tendrá que lamentar el favor que le ha hecho a la Derecha. A lo mejor es que se felicita de haber acabado con el bipartidismo y no ve el monopartidismo casposo y derechoso que se nos viene encima, gracias, entre otras cosas, a la gente como él. Y lo mismo le digo a la indefinida Rosa Díaz y a los de Compromís. Qué pena.
Amaiur.- Bueno, al menos han aprendido que la paz es más rentable que la violencia, que los votos consiguen más que las pistolas. Pero no van a tener un camino de rosas, porque la sangre no se lava fácilmente. Les convendría pedir perdón en nombre de ETA y exigirles a los asesinos que depongan de una vez las armas. Y que sea para bien.
Y una última reflexión. No solo he echado de menos a Zapatero, también a los chicos del 15-M ¿Dónde están? ¿Dónde han estado durante la campaña? ¿Quizá escondidos, no fuera que alguien les instara a mojarse el culo, trabajar duro, construir un partido político y presentarse a las elecciones? Que ellos si podían haber canalizado con provecho los votos de los descontentos y serían su voz legítima en las Cortes. Pero eso debe resultar muy cansado, a pesar de que ellos acusan a los políticos de vagos. Qué cosas. Yo, lo siento, pero no los creeré mientras no se involucren de verdad en la política para cambiarla desde dentro. Si no hay votos por medio, amigos, no hay nada, aparte de enredar y jugar a la revolución.
En fin, no creo que dedique una sola línea más a escribir de estas cosas. Lo que tenía que decir ya lo he dicho, y los enemigos que me tenía que ganar ya me los he ganado. Ahora que me manden a la mierda, una vez más.
Que los dioses nos protejan. Y que sobrevivamos a la catástrofe que se avecina
Miguel Ángel Pérez Oca.

jueves, 17 de noviembre de 2011

A BAMBI SE LO HAN COMIDO LOS BUITRES.







Permitidme este pequeño chiste gráfico como aportación a la próxima jornada de reflexión.









Que no nos pase na.....

sábado, 12 de noviembre de 2011

AVISO SOBRE LAS LECCIONES DEL 20-N



Como no quiero tener más disgustos, ni que me manden a la mierda, y en vista de que estas elecciones se nos están vendiendo como ya ganadas de antemano por el PP, no me voy a hacer mala sangre. Renuncio a tratar de advertir a los tontos, a los aprovechados, a los ilusos y a los fanáticos de los beneficios de aplicar el voto útil en una situación tan delicada como ésta. El que no sea idiota ya sabe que si alcanzan el poder absoluto los señoritos del PP la catástrofe está servida y solo se evitará, si se evita, cuando las fauces de los "mercados" estén saciadas y nuestra sociedad del bienenstar en el cubo de la basura. Hay algunas alternativas que serían muy bonitas si fueran posibles y, sobre todo, una que nadie se atreve a pronunciar, no sé si porque es políticamente incorrecta o porque asustaría al electorado. Pero cómo me gustaría que algún político con redaños y sentido de la ética tuviera el valor de reconocer de una vez que EL CAPITALISMO HA FRACASADO, y que hay que buscar una solución que conjugue socialismo y democracia. Desde luego nada de Dictadura del Proletariado, pero tampoco nada de Libertad de Mercado. Sin ambargo, como siempre le ha ocurrido al ser humano a través de la Historia, me temo que los cambios drásticos e imprescindibles solo se materializarán cuando ya sea tarde para evitar las desgracias.



Así que, como os decía, renuncio a defender en este blog ninguna opción electoral. Yo votaré lo que debo votar, la única posibilidad de frenar en estos momentos al Inconcreto Rajoy y sus chacales. Pero no voy a deciros nada más hasta que no pasen las elecciones.



Ahora bien, después del 20-N preparáos, porque a más de uno le voy a leer la cartilla. Que hay quienes son más tontos que los pelos de mi nariz, que ven venir los mocos y no se apartan.



Felices comicios y a apechugar con lo que venga. Sea lo que sea, lo tendremos merecido.



Miguel Ángel Pérez Oca.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

TEDIO



Ayer, en pleno ataque de tedio y depresión "post debate" acudí a la reunión de la Tertulia de la Bodega de Adolfo. Menos mal que allí las circunstancias me levantaron la moral.
Ya está a la venta la estupenda novela "El Godo", de nuestro anfitrión Víctor J. Andrés. Las aventuras del rey Wamba, de Witiza y sus hijos, del obispo don Oppas, de los invasores musulmanes Tarik, Muza y Munuza, el desgraciado rey don Rodrigo, último de los soberanos godos, la batalla de Guadalete, la resistencia de los últimos nobles visigodos, junto a los astures y leoneses, en Covadonga, bajo el liderazgo de un nuevo rey, don Pelayo, el primero de una nueva era, relatado desde las vicisitudes de un médico de la Alta Edad Media, completan una trama de aventuras históricas llenas de rigor, documentación y emociones. Enhorabuena, Victor.
Acudió a la reunión el compañero José Luis Ferris, flamante director del Instituto de Cultura Alicantina Juan Gil Albert, rebosante de proyectos y entusiasmo en su nueva aventura cultural. Enhorabuena, José Luis.
La conversación agradable, algunas nuevas caras, las lecturas, los comentarios a un cuento de Isaac Asimov y el juego de las adivinanzas literarias animaron la velada, junto a la estupenda y a veces exótica cena que nos suele servir Víctor.
Bueno, el tema literario de ayer era "El Tedio". Así que os pongo mi relato, que se titulaba "EL TEDIO CONFINADO". Espero que os guste, dentro de lo que cabe, en este ambiente deprimente de la campaña electoral más tediosa que recuerdo. Ahí va.

EL TEDIO CONFINADO.
Tic, tac, tic, tac, tic, tac…
Me conozco de memoria todos los desconchados del techo.
Tic, tac, tic, tac, tic, tac…
Y cada mancha y graffiti de la pared.
Tic, tac, tic, tac, tic, tac…
Todo permanece invariable, igual a sí mismo. Todo cambio es impensable; salvo el tono del cielo en el pequeño recuadro de la ventana enrejada. Un día llueve, otro también, alguna mañana sale un sol tímido que nunca entra en mi celda. Y, para colmo, en estas prisiones de alta seguridad, tan limpias, tan asépticas, ya no quedan ratas ni cucarachas. No es que sienta una especial simpatía por esos bichos inmundos, pero al menos, en la cárcel anterior, antes del juicio, esos animalitos eran los elementos dinámicos en el cerrado panorama de mi mundo de tedio confinado. Y hasta me podía divertir intentando aplastarlos con mi zapatilla.
Tic, tac, tic, tac, tic, tac…
El juicio. Vaya juicio de mierda. Qué aburrimiento aguantar el rollo insufrible de los abogados y los fiscales. Y el gesto soberbio a la vez que adormilado y desdeñoso del juez, con su ridícula peluca, bajo la que se rascaba de vez en cuando la cabeza. Los testigos se sentían muy satisfechos de saberse objeto de los flashes y las preguntas de los periodistas; y en el estrado se daban mucha importancia y añadían al macabro relato de mi crimen detalles innecesarios y, en muchas ocasiones, inventados. Si lo sabré yo.
Tic, tac, tic, tac…
Debí confesar el verdadero móvil de mi asesinato, pero me daba vergüenza admitir que había matado a aquel guardia infeliz solo por aburrimiento, en busca de emociones fuertes que acabaran con el insufrible tedio de mi existencia gris. Cuando se afirmó que lo había hecho por odio a las instituciones del Estado y se me acusó de anarquista y terrorista, hasta me sentí halagado. Me habían convertido en una especie de héroe de los marginales y los insociables. Pero no era cierto, lo hice simplemente porque ya no aguantaba tanto tedio.
Tic, tac…
Lo peor de todo fue que la vida en la cárcel es todavía más aburrida que mi anterior oficio de barrendero. Antes me exasperaba repitiendo hasta el infinito la acción de retirar las pequeñas porquerías de la calle con mi escoba y mi recogedor. Y ese día de cielo tormentoso, el viento arrastraba hojas de papel, servilletas, periódicos y una multitud de objetos absurdos desde las desiertas terrazas de los cafés del Paseo Marítimo. No estaba dispuesto a consentirlo, no podía resignarme ni un segundo más a aquel eterno retorno sin principio ni final; y cuando vi al policía tirar su colilla al suelo, me abalancé sobre él y lo estrangulé con el mango de mi escoba sobre su garganta, Luego introduje la maldita colilla en su boca muerta y me fui a entregarme a la cercana comisaría. Fue el suceso más emocionante de toda mi vida anodina y simple. Por un momento de gloria como ése valía la pena el castigo.
Tic, tac, tic, tac, tic… TAC.
Vaya, esto se anima. Más allá de los barrotes de la puerta de mi celda, veo venir al alcaide, acompañado del capellán y los verdugos... bueno, ahora se les llama funcionarios de prisiones. Todos llevan la cabeza gacha. Seguramente se avergüenzan de su triste papel en la sociedad. No se atreverán a mirarme a los ojos cuando el alcaide me lea, una vez más, la aburrida sentencia, con sus considerandos y sus circunloquios. No pienso escucharla, me entretendré pensando en los detalles de la ejecución…
Por fin va a pasar algo interesante en esta cárcel tediosa…
Miguel Ángel Pérez Oca.

domingo, 6 de noviembre de 2011

REFERENDUM GRIEGO, NUESTRO GOZO EN UN POZO.



Papandreu se ha vuelto atrás. Ya no habrá referéndum. Lo que piense el pueblo griego sobre las medidas neoliberales destinadas a salvar a los banqueros ya no importa. Réquiem por la democracia real, ya. Definitivamente, la economía manda más que el pueblo soberano. Incluso se dice que Papandreu nunca pensó en hacer el referéndum, que todo fue un farol para callar a la oposición conservadora que torpedeaba su política al estilo PP de nuestro país: "No a todo, aunque antes lo hubiéramos hecho nosotros". O quizá es que Papandreu recibió la visita de los hombres de negro, los mismos que visitaron a Zapatero y lo convirtieron en un zombie neoliberal, abducido o acojonado. Ah, los hombres de negro. Y es que ha llegado la hora de la verdad. Reconozcámoslo: La Democracia actual es una pantomima; lo que manda, como en las empresas, es el amo del dinero, el amo de los papelitos, no el que aporta el trabajo, ni las materias primas, ni la producción, ni la generación de riqueza real. Los que mandan son los especuladores, los que juegan al Monopoli con los papelitos de curso legal; los banqueros, no los bancos nacionalizables. Y ahora, ¿qué?



Miguel Ángel Pérez Oca.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

¡BIEN POR PAPANDREU!





Qué disgusto tienen los financieros y los políticos europeos (incluida nuestra vicepresidenta económica Elena Salgado), porque el Primer Ministro griego, señor Papandreu, ha hecho lo que debería ser normal en todo Jefe de Gobierno democrático: consultar las decisiones importantes con el pueblo que lo ha elegido. No olvidemos que los griegos inventaron la democracia y que la forma más directa de ejercer la democracia es el referéndum. Pero parece ser que el contubernio financiero-bancario-políticoderechista está empeñado en que las razones económicas deben prevalecer sobre las decisiones del pueblo presuntamente soberano. Porque esto, amigos, no es una crisis económica, no, señor, esto es una guerra sin cañonazos, que se libra en las bolsas, en las reuniones de alto nivel y el los despachos para implantar el poder del dinero sobre el presunto poder político de los pueblos. En su mentalidad de empresarios, a estos señoritos de alto standig no les cabe en la cabeza que los obreros estén capacitados para tomar decisiones a nivel de Estado, y maniobran para impedirlo, tal como han hecho en sus propias empresas desde los orígenes del capitalismo. Nos tienen acojonados con las amenazas de una ruina total, la nuestra, la de los asalariados, que solo se podrá paliar, dicen estos canallas de corbata y consejos de administración, si nos conformamos con ser más pobres y renunciamos a la sociedad del bienestar, que les sale muy cara a los angelitos. Qué miedo tienen a que los griegos, a los que ya no les queda casi nada que perder, voten NO. Porque si sale NO y después no pasa nada, ni se hunde el cielo, ni se resquebraja Europa, ni desaparece el Euro, se les va a ver el plumero a los agoreros de esa panda de comediantes. Que ya muchos nos olemos que todo esto es un paripé, una comedia para comernos el coco y robarnos lo poco que nos han dado a cambio de la plusvalia que nos fueron robando durante siglos y que conforma hoy sus ilegítimas fortunas. Como buenos ladrones y tahúres que son, juegan siempre de farol y si se ven descubiertos pegan la patada al tablero. Pero el caso es que quizá los griegos les han salido respondones y se les adelantan dando la patada primero. Bueno, primero no, que los primeros fueron los islandeses y, como era de esperar, no pasó nada; pero bien que se lo ha callado la prensa servil y financiada. Ya está bien, hombre. El referéndum es el recurso democrático más legítimo y directo de cuantos se pueden aplicar a una situación nacional; los suizos lo practican a diario y les va muy bien. Así que ojalá nuestro pobre Zapatero, cuando Alí Ba-Bank y los 40 ladrones le leyeron la cartilla (o le hicieron el chantaje), hubiera reaccionado como Papandreu, con vergüenza torera, convocando un referéndum y dándole la palabra definitiva al pueblo español. Hubiera quedado como Dios. Pero le faltaron… bemoles; o fue demasiado buena persona para ponernos a todos al borde del abismo, a merced de la venganza de los vampiros neoliberales.
Muy bien por Papandreu, muy bien, y por el pueblo griego. A estos canallas hay que acojonarlos para que sepan que no todo el monte es orégano. Que se enteren de que un día el pueblo puede despertarse, harto de manipulaciones, y puede decidir, desde la mayoría, la implantación de unas cuantas cosas.
Por ejemplo:
LA CLAUSURA DEFINITIVA DE LAS BOLSAS; EL IMPAGO GENERAL DE TODAS LAS DEUDAS; LA NACIONALIZACION DE LA BANCA, LA ENERGÍA, LOS TRANSPORTES Y LA GRAN INDUSTRIA, SIN INDEMNIZACIONES; EL REPARTO DEL TIEMPO DE TRABAJO ENTRE TODOS LOS TRABAJADORES Y LA DEMOCRACIA REAL, YA, MEDIANTE.... ¡EL REFERENDUM INFORMÁTICO PERMANENTE!
Algunas de estas cosas ya salen en las pancartas de los chicos del 15-M.
Así que... Que no nos calienten más.
Miguel Ángel Pérez Oca, en una aciaga noche de truenos y relámpagos.

sábado, 29 de octubre de 2011

5 MILLONES DE PARADOS. ESTO SI QUE DA MIEDO.




Uno de cada cuatro trabajadores españoles está en el paro. Cuando se acaben los subsidios, una de cada cuatro familias españolas pasará hambre, perderá su casa y sus derechos constitucionales. Y, mientras, los esfuerzos de los dirigentes europeos van encaminados, obsesivamente, a que los bancos acreedores cobren las deudas de los arruinados. Los estados, en particular el español, no podrán responder a sus compromisos, peligrarán las pensiones, se arruinarán las prestaciones en Sanidad y Educación. Pronóstico: Hundimiento del Estado y estallido social. Y uno oye en las tertulias de la radio las propuestas de los políticos y no ve en ellas nada más que cataplasmas y parches, remiendos y zurcidos. El PP sigue con su obsesión de culpar a Zapatero de esta catástrofe planetaria y el PSOE de Rubalcaba no se moja el culo y se entrega a la confección de preciosas y progresistas cataplasmas. Y en cuanto alguien se atreve a proponer alguna medida radical, se le acusa de demagogo. Se trata, por lo visto, de defender el Sistema Capitalista cueste lo que cueste... PUES, NO. No, señor. Aquí de lo que se trata es de aceptar de una puñetera vez que EL CAPITALISMO HA FRACASADO, ES INVIABLE, INJUSTO, CRUEL, DISCRIMINATORIO (en favor de los ricos, naturalmente), MONSTRUOSO E IRRACIONAL. Prima arbitrariamente el dinero sobre el trabajo, que es como decir que el título de propiedad es más importante que la finca.

Si al otro lado del vetusto "Telón de acero" pervivieran regímenes comunistas, uno podría presentar esa alternativa a la crisis. Pero el famoso telón es ya solo un recuerdo, justamente fracasado. Porque un comunismo deseable hoy, debería ir acompañado, como condición indispensable, de una verdadera democracia. Si algún grupo político fuera capaz de plantearse así el cambio necesario, la gente desesperada podría votarlos y las innovaciones revolucionarias podrían enfocarse desde la democracia; pero la resistencia a ultranza de los poderes del dinero, la castración ideológica de los grupos políticos y la desinformación, mezquindad y miedo colectivos ocasionarán una hecatombre, una catástrofe que terminará, me temo, en alguna forma de totalitarismo, ya sea fascista o estalinista.

Como siempre, acabarán triunfando los malnacidos, con el auxilio indispensable de los tontos.

Que Dios nos pille confesados.

Miguel Ángel Pérez Oca, el atribulado.

martes, 25 de octubre de 2011

UNA DE MIEDO.



El otro día, en la Tertulia de la Bodega de Adolfo, José Luis Ferris nos desafió a escribir un relato de terror en tan solo 26 líneas. Yo presenté el mío que os adjunto.
Dos puntualizaciones: En primer lugar, felicitar al amigo Ferris por su reciente nombramiento de director del Instituto de Cultura Alicantina Juan Gil Albert.
En segundo lugar una reflexión: Tal como está el mundo es muy difícil escribir un relato que cause más terror que un Telediario.
En fin, ahí va el cuento.-

EL HOMBRE DEL RINCÓN.
“María, hermana… ¿Estas ahí, María?... Bueno, espero que cuando vuelvas a casa escuches este mensaje que te dejo en el contestador. Me está pasando algo muy extraño, ¿sabes?… ¿Te acuerdas que te dije que me iba una semana a descansar a la casita de la playa? Pues el sábado, cuando llegué, me encontré a todo el pueblo invadido por una plaga de mariposas negras… No sabría decirte a qué especie pertenecen esos insectos. Son como polillas negras y tienen una picadura muy molesta… En el pueblo se decía que aparecieron después de que un meteorito muy brillante cayera en el mar en la noche del jueves. Pero creo que la gente tiene mucha fantasía y que los dichosos bichitos no eran más que una de esas plagas que provoca el cambio climático… En fin, que cerré todo y me fui con el coche a ver si encontraba un lugar más cómodo. En ningún otro pueblo de la costa había mariposas negras; pero me fastidiaba que unos insectos estúpidos me condicionasen las vacaciones. Así que esta mañana he decidido dejar el hotel donde me hospedaba y volver al pueblo. Ya no hay en él mariposas negras, pero sus calles están desiertas, demasiado tranquilas… Y cuando he entrado en la casita… ¡He visto al hombre del rincón! Entre la chimenea y la ventana hay un hombre de espaldas, como empotrado en el rincón, con la cabeza baja y los hombros encogidos. Le he gritado, he intentado tirar de él con todas mis fuerzas, pero parece estar pegado a las pareces. Respira, pero no se mueve ni reacciona a mis gritos y golpes. He salido despavorido a coger mi pistola de la guantera del coche, sin la que no me habría atrevido a entrar de nuevo en casa para llamar a la policía. Me han dicho que “llegarán enseguida”........... ¡María! El hombre se ha movido, ha levantado la cabeza… Al separarse del rincón han surgido muchas mariposas negras que ahora vuelan por toda la estancia. Se está girando y vuelve su rostro hacia mí… ¡Dios mío!¡El hombre del rincón es papá! Ya sé que murió hace años, pero está aquí y se me acerca con lágrimas en los ojos y un insoportable gesto de reproche en su pálido rostro... La casa está llena de mariposas negras... Me cuesta mucho pensar…...... María....” (piiiiiiiiiiiiii..........).

Miguel Ángel Pérez Oca.

lunes, 24 de octubre de 2011

ETA YA NO MATA.






Hace años, mi suegro se pasó varios meses sentándose todos los días sobre una bomba de ETA. Trabajaba en la RENFE y todas las mañanas iba con su bocadillo a desayunar con sus compañeros de la consigna. Había allí una maleta voluminosa presuntamente abandonada por alguien. Y Manolo, mi suegro, la utilizaba de asiento. Un día se recibió en la estación una llamada indicando que la tal maleta estaba llena de explosivos prontos a ser activados. Los artificieros, por medio de un robot, se llevaron la maleta a un descampado y la hicieron estallar, con un estruendo que se oyó a muchos kilómetros de distancia. Mi suegro no pudo dormir en muchas noches.
Ahora, la ETA ya no mata, o al menos eso han dicho ellos, enfundados en la capucha bajo la boina. Y nos lo han dicho como quien hace un regalo, como quien nos perdona la vida. Y piden, o exigen, a los gobiernos español y francés que negocien soluciones a “las consecuencias del conflicto”. En la manifestación abertzale del otro día había quien pedía amnistía. Y es que para ellos, una vez que han perdonado la vida a sus futuras víctimas, aquí no ha pasado nada y “pelillos a la mar”. Pues, no, señor, que las heridas que han dejado son muy profundas y que a ellos se les podría sacar de la cárcel, pero a los muertos no se les puede sacar de las tumbas. Si han decidido no matar es, sencillamente, porque ya no pueden hacerlo, porque nadie quiere ya ser su jefe con una vida media en libertad de unos pocos meses y porque ven que les conviene más tratar de conseguir poder mediante las urnas que mediante los tiros, y los demócratas les han obligado a elegir. Y que conste que de “conflicto” nada, ¿eh? Aquí ha habido una banda de asesinos enfrentados a un estado de derecho que los ha perseguido dentro de la ley votada por el pueblo, y no otra cosa. Por eso, durante un tiempo, su estrategia consistió en asesinar militares, a ver si los animaban a dar un golpe de Estado que trajera una nueva dictadura contra la que estuviera justificado luchar. Casi lo consiguen los angelitos. Afortunadamente, ya no abundaban los Tejero, Milans del Bosch y Armada, y ya había en este país hombres como Gutierrez Mellado y Sabino Fernández Campo.



Si los etarras se hubieran disuelto durante la Transición, cuando se decretó la amnistía, se les recordaría ahora como luchadores antifranquistas, como a los maquis, pero contra la democracia legal no hay lucha que valga, que pueda ni deba ser justificada.
Tengo varios amigos vascos a los que felicité el día del comunicado, y todos me respondieron de la misma manera: con cautela, con desconfianza. Vamos, que no estamos para echar a doblar las campanas, que no nos debemos dejar llevar por la euforia, el optimismo y la alegría que nos debiéramos merecer. Porque hay que esperar, a ver si es verdad, a ver si se disuelven de verdad, a ver si entregan las armas de verdad, a ver si piden perdón por todas las atrocidades de asesino en serie que han cometido, de verdad.
Me pregunto cómo el nacionalismo, el mal entendido patriotismo, puede llevar a determinada gente a tal estado de paranoia colectiva que justifique los asesinatos, las extorsiones y la violencia generalizada. Cómo pueden creer que la Patria (o Dios, en otros casos) puede justificar una sola muerte violenta y cruel. Esa gente está enferma y tiene que curarse, ellos sabrán cómo. Pero que no pretendan que nos olvidemos de todo y nos tomemos juntos unos chupitos. Faltaría más.
Miguel Ángel Pérez Oca.

LOS IDIOTAS, EL TRANSVASE DEL EBRO Y EL SEÑOR GONZALEZ PONS.




Vamos a ver. El otro día el maravilloso señor González Pons, el del verbo florido, se atrevió a decir que no hay ningún idiota que quiera que siga el gobierno socialista. O sea, que llamó idiotas a todos los votantes del PSOE. Y es que estos señoritos de la derecha se creen que el pueblo es eso, idiota. De la misma manera que hasta hace poco tiempo suponían que la gente es idiota cuando consiguieron ganar elecciones en Murcia y en Valencia a base de reclamar un transvase desde el Ebro a los secarrales de Valencia y Murcia. En el mapa, y eso lo saben hasta los idiotas, el Ebro está arriba y nosotros, valencianos y murcianos, abajo, pero en la realidad toda la costa, como es evidente, está al nivel del mar. Para hacer un transvase de más de 600 km. desde el Ebro hasta aquí y traer miles de metros cúbicos de agua, haría falta una serie de obras gigantescas consistentes en estaciones de bombeo y depuradoras que costarían un ojo de la cara (a los idiotas, claro), que harían que el precio del agua se pusiera por las nubes, aunque el agua fuera a unos pocos metros sobre el nivel del mar. Además habría que salvaguardar el nicho ecológico del Delta y, para mayor INRI, en los tiempos de sequía general, cuando más nos hiciera falta, no sobraría agua de la cuenta del Ebro para transvasar. Se trata de una obra faraónica y descabellada, económicamente imposible, y estos tíos lo saben, lo saben muy bien, pero se han dedicado a alimentar la catalanofobia con el rollo de que todo era culpa de los catalanes y de que las desaladoras eran peligrosas y dañinas y tal y cual, y consiguieron que algunos, en su seca desesperación, se lo tragaran; los suficientes para que ellos ganaran otra vez las elecciones con nuevas y más gordas mentiras. Ahora, cuando piensa que va a ganar las Generales, Rajoy ya no incluye el transvase del Ebro en su programa, porque piensa que ahora que va a mandar él no le conviene comprometerse con algo que no podrá hacer. Pues, mire usted, señor González Pons del verbo florido y la mirada pícara: Ahora deberíamos todos los idiotas que pensamos votar a la Izquierda y todos los no idiotas a los que ustedes engañaron con la desvergüenza que les caracteriza, exigirles que ahora no se vuelvan atrás y construyan ese puñetero transvase. ¿Qué es imposible? ¿Y se enteran ahora? Ustedes mintieron, como mienten en tantas cosas, porque creen que los que los votan (no los que votan al PSOE), son idiotas. Tratan a su electorado como a retrasados mentales… y a lo mejor hasta ganan, no hacen el famoso transvase y nadie se lo tiene en cuenta. Entonces sí que habría que pensar quiénes son los idiotas.
A partir del 20 de noviembre, si todo sale tan mal para España como me temo, voy a dedicarme a gritar con toda la fuerza de mis idiotas pulmones:
¡TRANSVASE DEL EBRO YA!
Y es que los hay idiotas.

Miguel Ángel Pérez Oca.

sábado, 22 de octubre de 2011

GADAFI, SIC TRANSIT GLORIA MUNDI.






Lo han matado como a un perro. Y no es que no lo mereciera, es que los que lo han hecho no merecían mancharse las manos y la conciencia de ese modo brutal. Yo hubiera preferido que lo juzgaran, escuchar cómo respondía a los fiscales, saber cuántos de sus hoy enemigos "demócratas" habían sido hasta hace muy poco cómplices de sus atrocidades. Quizá por eso tenía que morir, para que su silencio de cadáver violentado ocultase para siempre la calaña de alguno de sus sucesores. Y para que no pudiera denunciar a voz en grito cuáles han sido los verdaderos intereses de los paladines internacionales del pueblo libio, que con sus aviones y cohetes han defendido cuidadosamente los campos petrolíferos que fueron su baza y su perdición. No es la primera vez que ocurre. Así murieron Nerón, Calígula, Cómodo, Hitler, Mussolini... Reinar sobre la sangre y la arbitrariedad tiene esas cosas, aunque algún tirano se muere en la cama y ahora reposa bajo la cruz más grande del mundo. Y es que un sabio oriental dijo una vez que si no hubiera injusticias no sabríamos apreciar la justicia verdadera. El terrible reportaje de su muerte violenta pone los pelos de punta. Después, ya en el suelo de un almacén de carne, con la sien agujereada, casi desnudo, lo podemos ver rodeado de libios dichosos, armados con teléfonos móviles con los que lo fotografían para su posteridad doméstica. Esos aparatitos versátiles han sido las armas que de verdad lo han matado. Porque ahora, con la informática y la comunicación instantánea a disposición de todo el mundo, ser un tirano va a resultar todavía más difícil. Aunque cuando digo "tirano" me refiero a esos histriones que oprimen a sus pueblos a la manera antigua, como sátrapas, como viejos emperadores romanos. No solo lo tienen muy difícil en estos tiempos, es que están completamente obsoletos. Ahora los tiranos permanecen en el anonimato y reinan en las bolsas, las multinacionales y los mercados. Nadie sabe cómo se llaman, mientras disponen de vidas y haciendas, porque no requieren pompas ni ceremonias. Nos los podríamos cruzar tranquilamente por la calle, en vaqueros y camiseta de marca, mientras pasean distraídamente hacia el puerto, camino del yate. A ésos ningún pueblo los va a masacrar, aunque en el fondo sean más peligrosos que Gadafi. Porque nadie debería nunca ser masacrado, ni siquiera el coronel libio, ni mucho menos sus víctimas.


Miguel Ángel Pérez Oca.

miércoles, 19 de octubre de 2011

¿A QUIEN VOTO, EH?






Ayer me publicó el Diario Información de Alicante una carta al Director titulada "Los indignados y las urnas", en la que exponía mis reflexiones sobre la manifestación mundial del sábado anterior. La limitación del texto a 15 líneas, exigida en las normas de la publicación, me impidió desarrollar el tema como a mi me hubiera gustado. Así que ahora os pongo el texto en toda su extensión. Me gustaría recibir pareceres de los lectores.


LOS INDIGNADOS Y LAS URNAS.
El pasado sábado volvió a estar la Puerta del Sol llena a rebosar de quincemayistas y simpatizantes. Y en Alicante, según los arganizadores, se congregaron 25000 manifestantes. Y no solo hubo manifestaciones multitudinarias en este sufrido país, sino en todo el mundo desarrollado. Basta ya de recortes, de desahucios y de corrupción, gritaban los chicos de la Democracia Real Ya. Y cada vez convencen a más gente; aunque hay quien dice que éste es un movimiento emocional, al que le falta pensamiento, coordinación y programa, como diría Anguita. Porque lo triste, para mi, es que si esta gente se presentase a las elecciones arrasaría y evitaría el desastre que se avecina si la derecha consigue el poder absoluto en nuestro país, pero no se presenta. Es verdad que dicen algunas tonterías, como estas perlas leídas ayer en dos pancartas: “Si la Monarquía es de los mercados la República será para el pueblo” (Alemania, Francia, Italia, EE.UU., Portugal, Irlanda y Grecia, la pobre Grecia, son repúblicas, que yo sepa, y también, como nosotros, sus pueblos son víctimas de los mercados, ¿no es así?). “Es vuestra crisis – decía otra pancarta- no nuestro problema” (Que le digan a los parados de quién es el problema). También dicen que en cada embajada española debe haber solo un embajador y un consul, que hay que disolver el Senado y otros disparates acordados en asambleas mediante el voto a mano alzada y agitada. No hablan de acabar con el capitalismo, que eso sí me gustaría, y manifiestan un dudoso desprecio por los partidos y los políticos en general. Yo creo que en algunas cosas andan muy equivocados. Yo me pasé 30 años de mi vida bajo la dictadura franquista y sé lo que cuesta la libertad; también sé que los partidos y los parlamentos son indispensables, aunque de vez en cuando hay que darles un poco de zotal para desinfectarlos de corrupciones y adocenamientos. Que ya lo dijo Curchill: “La democracia es el menos malo de los sistemas políticos”. Por otro lado, los quincemayistas están ganando la adhesión de los votantes potenciales de la izquierda, y en las próximas elecciones generales, como en las anteriores municipales y autonómicas, le van a hacer un involuntario favor a la derecha, cuyos votantes siguen impasible el ademán, dispuestos a hacerse con el poder y tomarse la revancha del franquismo sobre aquellos progresistas que desautorizaron la frase del Generalito: “Está todo atado y bien atado”. Bueno, pues os lo confieso, no sé a quien voy a votar el 20-N. Desde luego no a los señoritos que con todo el poder del Estado en sus manos nos van a sodomizar a la gente de a pie, mucha de la cual, para mayor INRI, les habrá votado, por aquello de a ver si con el cambio va todo a mejor (y una m...). El PSOE, a pesar de Rubalcaba, que me parece un tío estupendo y perfectamente capacitado para capitanear la singladura a través del actual temporal económico, está rodeado de adocenados y tontilocos, como esa Leire Pajín que tuvo no sé si la desfachatez o la ignorancia supina de ir a tomar posesión del Ministerio de Sanidad con una pulserita mágica en la muñeca, sancionando (quiero creer que inconscientemente) el timo esotérico y anticientífico. En cuanto a los de Izquierda Unida, con el simpático compañero Cayo Lara a la cabeza, vuelven a gritarnos que votar al PP y al PSOE es lo mismo. Ellos saben muy bien que no, que no es lo mismo, que a pesar de todo en el partido socialista hay gente progresista y en la derecha están los señoritos de siempre, y que sus sensibilidades sociales son muy diferentes. Pero, bueno, pensará Lara, unos pocos escaños para mi partido bien valen unas cuantas mentiras y la pérdida de muchos escaños para la suma general de la Izquierda a la que digo pertenecer. Además, cree que va a poder capitalizar las consignas de los quincemayistas, por mucho que lo echen a patadas de sus acciones contra algún desahucio. No escarmientan, y con su pan se lo coman. Y, para terminar, me acuerdo de los nacionalistas cada vez que me entero de que unos cuantos argelinos se han jugado la vida en una patera; riesgo que no hubieran tenido que correr si hubieran seguido siendo franceses y hubieran luchado, eso sí, por una amplia autonomía dentro del estado galo, sin banderitas ni himnos, y sin gobernantes corruptos de partido único. En cuanto a los ecologistas, me remito al Congreso Escéptico celebrado recientemente en Alfaz del Pi y a la magnífica ponencia sobre los transgénicos y los "alimentos naturales” que nos impartió J.M. Mulet. Así que ¿a quien puñeta voto? Porque no votar o votar en blanco, como recomiendan muchos quincemayistas, también es contribuir al triunfo de los triunfantes (en este caso, el PP). Es desesperante. Porque yo a quien votaría, si se presentaran a las elecciones, sería a los del 15-M, a pesar de su inexperiencia y su ingenuidad manifiesta, a pesar de su visión romántica de los cambios necesarios. Y los votaría porque solo ellos podrían cambiar las cosas realmente putrefactas de esta crisis a la que no se admite, por parte de los poderes fácticos económicos y políticos establecidos, otra solución que no sea la neoliberal, la que preconiza el Fondo Monetario Internacional y todos esos economistas pandorgos y cerriles que nos van a llevar al despeñadero. Solo los chicos y chicas del 15-M podrían frenar el ascenso imparable de la vieja derechona de charanga y pandereta. Pero ellos no quieren mojarse el culo, les parece indigno presentarse a unas elecciones y se conforman con hacer manifestaciones y acampadas, y alzar pancartas pretendidamente ingeniosas que demuestran lo listos que son. Y mira que les ha dicho Hessel, el padre del movimiento: “Que se involucren en la política para poder cambiarla desde dentro” y que “si no les gustan los partidos, deben involucrarse en ellos para cambiarlos”. Sí, señor, cómo se nota que es un viejo sabio, lleno de experiencia, como nuestro Sampedro. Porque solo con manifestaciones y pancartas no van a poder cambiar el mundo. Y el mundo debe ser cambiado, necesita urgentemente ser cambiado o se hundirá en la locura que lo está envenenando y matando de hambre a la mitad de su población. Pero el mundo se cambia mediante la revolución o las urnas. La revolución suele traer sangre y totalitarismos; así que permitidme que me quede con las urnas. Y es por eso que me gustaría que los indignados se animasen a hacer política de verdad, en España y en el resto del mundo. Yo, ya lo he dicho, los votaría, y conmigo, estoy seguro, la multitud progresista que le está viendo las orejas al lobo y se retuerce de miedo e impotencia. Pero me temo que eso de involucrarse en la política lo ven muchos de estos inteligentes y románticos chicos como muy cansado, o como muy vulgar. Lástima.

Miguel Ángel Pérez Oca.

martes, 11 de octubre de 2011

PREMIO NOBEL DE ECONOMÍA, ¡QUÉ RISA!




Qué risa, qué jolgorio, qué recochineo. ¿Pues no van y le dan un Premio Nobel de Economía a... dos economistas? Pero si creíamos que no había ni uno que valiera un pimiento. ¿Dónde estaban los señores Sargent y Sims antes de que estallara la crisis? ¿Por qué les dan nada menos que el Premio Nobel si no fueron capaces de predecirla ni de dar fórmulas para evitarla? Ni ellos ni ningún otro mal llamado "economista" del Mundo Mundial. Es para morirse. Ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Y eso que han confesado que no tienen ni idea de cuáles son las causas de las crisis y que están estudiándolo, claro, para poder predecir ésta a toro pasado. Pero seguro que la próxima les pilla otra vez en el water, y sin papel higiénico. Venga ya. Lo menos que podía haber hecho el comité encargado de esta pantomima es dejar desierto el dichoso premio, y seguir así todos los años que hagan falta hasta que un economista de verdad (o un albañil, chófer de autobús, cabrero o tenedor de libros) dé la solución a estas catástrofes endémicas del puto Capitalismo liberal y de mercado. Vaya mierda de "ciencia". Y es que la solución es bien sencilla, basta con leer un poquito a Marx, cerrar todas las bolsas y meter en la trena a los especuladores esos de los "mercados" que nos están sodomizando a todos. Pero, claro, para eso habría que reconocer que el Capitalismo no sirve... bueno, sirve a los que están forrados gracias a él, y son los que pagan a los economistas, pero no sirve a la gente de a pie. Entonces, ¿qué hacemos, tomamos el Palacio de Invierno o nos reímos de estos laureados con premios Nobel, y todos sus colegas, que no tienen ni pajolera idea de lo que se traen entre manos?

Es que da risa y, a la vez, ganas de llorar. Vamos que, con la que está cayendo van y le dan un Premio Nobel a dos presuntos, solo presuntos (que viene de presumir) economistas.

Que les den... (un Premio Nobel, no, por supuesto).

Miguel Ángel Pérez Oca, el ignorante, palurdo y analfabeto que no entiende la excelsa ciencia de los augustos economistas.

lunes, 10 de octubre de 2011

ARPÍOS VS. MAGUFOS



¡Qué gozada! ¡Qué día el del 8 de octubre de 2011! Más de cien "arpíos" (socios de A.R.P. Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico), o sea, los escépticos, los temidos y formidables escépticos, se reunieron los días 7, 8 y 9 de octubre en el CONGRESO ESCÉPTICO 2011, subtitulado, con recochineo, "antes del fin del mundo" en el Albir (Alfaz del Pi) para desarrollar una serie de ponencias, cada cual más interesante. Antes que nada, y tras la bienvenida del Alcalde y la Concejala de Cultura de Alfaz del Pi, Andrés Carmona Campo, filósofo, profesor de instituto y magistral ilusionista nos demostró con sus increibles trucos de magia que es posible hacer creer a quienes no estén en el ajo que existen los superpoderes y las facultades "paranormales". Los ilusionistas honestos siempre dejan claro que no poseen esos poderes y que todo lo que hacen es cuestión de habilidad. Por esa razón han sido llamados para asistir a muchos experimentos parapsicológicos con el fin de descubrir las maniobras de los falsos videntes, adivinos,etc. En todos los casos, EN TODOS, los pretendidos magos fueron descubiertos. Consecuencia: está claro que los poderes parapsicológicos NO EXISTEN.




Felix Arés de Blas, divulgador científico y Presidente de A.R.P. nos habló de las decisiones políticas que nuestros gobernantes adoptan en muchas ocasiones sin detenerse a investigar con seriedad sus consecuencias.




J.M.Mulet nos habló de las injustificadas alarmas que provocan palabras como "artificial", "conservantes", "colorantes" y, sobre todo "TRANSGÉNICOS". Casi todos los alimentos que ingerimos desde hace miles de años son artificiales en su origen. Una vaca que dé enormes cantidades de leche todos los días, una gallina que ponga todos los días huevos estériles, unos perros de razas tan diferentes como un Chiguagua y un Gran Danés, el trigo, los fresones, son todos ellos productos "transgénicos" en el sentido de que su genoma se ha alterado hace siglos mediante selección artificial, cruces, ingertos, etc. La única diferencia con los modernos transgénicos es que ahora, los cambios del genoma se hacen con todo el conocimiento científico. Es decir que antes se hacían a lo bruto, dando palos de ciego, y ahora se sabe lo que se quiere y cómo conseguirlo. Gracias a los transgénicos se puede alimentar a mucha gente del tercer mundo. En cuanto a lo natural y lo artificial: una seta venenosa es natural, el arroz transgénico con vitamina B y resistente a las plagas es artificial. ¿Qué prefiern ustedes comerse, una paella de arroz gtransgénico o una seta venenosa? La única plaga (E.Coli) que se ha producido ultimamente ha sido en un cultivo "natural" de gérmenes de soja (sin colorantes ni conservantes). Pues eso. La pega de los transgénicos son las prácticas monopolísticas de las multinacionales que los producen; pero eso pasa también en la minería, los combustibles, la industria farmacéutica, etc. Vivimos por desgracia en un mundo capitalista.



Varias ponencias (Ismael Pérez Fernández y Javier Armentía) y mesas redondas se dedicaron a fomentar el escepticismo frente a las intoxicaciones en los medios, en la Red y en la información general. El resultado de la credulidad en determinadas tonterías ha tenido a veces consecuencias catastróficas para la Humanidad. Por ejemplo: el Nazismo, con sus falacias sobre la raza Aria.



Al final, Eugenio Fernández nos habló del fin del mundo, de los distintos fines del mundo posibles: Extinción solar, pandemia universal, guerra neclear, envenamiento del medio, todos más o menos posibles y más o menos remotos en el tiempo futuro. Pero desde luego, no porque lo hayan predicho los mayas, Nostradamus y demás falsos profetas, que jamás han acertado. La prueba es que todavía estamos aquí.



Y se cerró el congreso con una actuación musical a cargo Sacha Marquina Reyes, que nos deleitó con canciones de tinte escéptico y humorístico, digno colofón a la reunión, que se cerró definitivamente en una estupenda cena de gala en un hotel de el Albir.



Todavía, el domingo 9, hubo quines se quedaron para recibir unas cuantas lecciones de ilusionismo impartidas por Andrés Carmona Campo.



Ya sé que si el Congreso hubiera sido de creyentes en los OVNIS, la Astrología o los poderes paranormales, los participantes hubieran sido más de 100, pero eso es porque el homo sapiens es menos "sapiens" de lo que pretende, desgraciadamente.



Salud y escepticismo.



Miguel Ángel Pérez Oca.

martes, 4 de octubre de 2011

UN BARRIO EN EL CIELO






Ahí va el último relato de la Tertulia de la Bodega de Adolfo. Va de un barrio...











UN BARRIO EN EL CIELO.
En el barrio todos nos conocíamos. Yo era allí un niño feliz. Jugaba en la plaza con otros muchachos, a la sombra de unos árboles frondosos bajo los que se amparaban los bancos de hierro y madera donde los viejos se contaban batallitas de una guerra lejana. A su alrededor, los comercios, modestos y fiables, acompañaban a la pequeña iglesita blanca coronada por una espadaña con su campanita de agudos sones. Don Fadrique era el párroco, amigo de todos, fueran o no sus feligreses. Enfrente estaba la sucursal de la Caja de Ahorros, con sus estirados empleados que venían a trabajar desde el centro, y se marchaban en el autobús azul, sin mirar ni saludar a nadie. Eran los únicos extraños que acudían al barrio a trabajar. Los vecinos, por el contrario, solían marchar fuera de él a sus quehaceres cotidianos; los hombres a la cercana fábrica de repuestos industriales y las mujeres, en el autobús, a servir a algunos señoritos de la ciudad, como chachas o cocineras, o a las fábricas de tejidos. La escuela de niños y la contigua de niñas eran regentadas por don Rosendo y doña Finita, que estaban casados y ocupaban la modesta vivienda del piso superior del inmueble, detrás de la iglesia. La frutería de la señora Pepita, gorda, chistosa y amable, era parada obligatoria de la pandilla a la que la dueña obsequiaba con alguna manzana, melocotón o cualquier otra fruta y unos caramelos. En el taller de Tancredo “el Manitas”, donde se reparaban muebles, aparatos eléctricos y utensilios de cualquier clase, nos abastecíamos de listones y clavos con los que nos fabricábamos espadas y fusiles para nuestras imaginarias batallas en lo que llamábamos “El Campo”, unos solares abandonados, poblados de malas yerbas, que separaban el barrio de la ciudad, lejana y misteriosa.
Un día vinieron unos obreros con picos, palas y una espectacular maquinaria pesada con la que empezaron a excavar un enorme agujero en el centro de la plaza, que fue nuestra distracción por unos meses. Don Rosendo nos informó, orgulloso, que el barrio iba a tener parada de metro. Y a partir de entonces, los empleados de la Caja y las mujeres que trabajaban en la ciudad ya no utilizaron más el autobús azul, sino que bajaban las misteriosas escaleras, por las que los domingos descendíamos también nosotros, con nuestros padres y hermanos, en busca de emociones capitalinas.
Poco a poco, la ciudad fue acercándose al barrio y las torres de cemento y cristal nos arrebataron el campo de nuestros belicosos juegos. Más tarde, se inauguró muy cerca un centro comercial y la señora Pepita cerró su frutería. La gente compró coches y televisores, y se acostumbró a tirar las cosas viejas, y Tancredo se marchó a trabajar a otra ciudad. Don Fadrique se murió y don Rosendo y doña Finita se jubilaron, y la iglesia, la escuela y otras casas del barrio, fueron derribadas para construir unos enormes bloques de viviendas en cuyos bajos se instaló un nuevo y moderno templo, que solo abría los domingos, cuando venía a decir misa un cura joven que tocaba la guitarra. Yo ya me había hecho mayor, me había casado con la mujer de mis sueños y tenía dos hijos varones. Y el barrio fue cambiando conmigo hasta hacernos irreconocibles, el barrio y yo. Pasó mi vida, como un tren a toda velocidad por un andén desierto. Mi amadísima mujer falleció y mis hijos se fueron a Barcelona, y yo me quedé solo y jubilado, con los restos de mi barrio donde ya no conocía a casi nadie.
Hoy la plaza ya no tiene árboles, sino marquesinas metálicas, y en su centro han puesto un adefesio abstracto de hierro oxidado que nadie sabe qué representa. Mi vieja casa de planta baja sobrevive sola entre torres de cemento llenas de gente extraña. No quise venderla a la constructora, aunque me ofrecían una fortuna, y ha quedado como último testimonio de un barrio del que solo queda el nombre en su parada de metro.
Los domingos acudo a la nueva iglesia y le rezo a un Dios que no sé si existe, y le pido que, si hay un cielo para la buena gente, me devuelva allí mi viejo barrio para que pueda vivir en él, con los míos, por toda la Eternidad.


Miguel Ángel Pérez Oca.

jueves, 29 de septiembre de 2011

CONGRESO ESCÉPTICO "ANTES DE QUE SE ACABE EL MUNDO".





La sociedad escéptica ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, a la que tengo el honor de pertenecer, ha convocado su Congreso Nacional 2011 en el Albir, Alfaz del Pi (Alicante) los próximos días 7, 8 y 9 de octubre, “antes de que se acabe el Mundo”, como dicen con recochineo los organizadores.
Se tratarán temas como la magia, el mentalismo y demás patrañas paranormales (o para anormales), la Política basada en pruebas, los aditivos, transgénicos y demás presuntas amenazas alimentarias (hay que tener las ideas muy claras sobre esto y no dejarse llevar por prejuicios y leyendas urbanas, ¿no?), las mentiras de la tele y demás medios de comunicación, el pensamiento crítico en la Red, las pseudociencias y sus peligros y, por último, ese rollo del fin del Mundo y el Calendario Maya, así como otras profecías catastróficas fallidas. Todo esto acompañado de las consiguientes y exquisitas comidas y cenas donde los compañeros podremos compartir mantel y conversación.
La cosa promete, y se cuenta con gente tan autorizada y prestigiosa como Felix Arés y Javier Armentía.
Y es que el Movimiento Escéptico no es ninguna tontería. En estos tiempos en que la ciencia está en la cumbre de sus logros, proliferan los carotas que se escudan en los términos científicos para colarnos sus paparruchas de siempre: que si pulseritas imantadas, que si yerbajos milagrosos, que si alimentos “sin química”, que si el planeta Hercúlebus que nos va a dar un zambombazo, que si la Astrología, que si el Tarot, que si tal y que si cual. Y todo esto, que nos amenaza con una nueva Edad Media, hay que desenmascararlo, digan lo que digan los políticamente correctos defensores de la equidistancia cultural y las posturas neutrales entre científicos y brujos. O un día vamos a ver catedráticos de Ciencias Ocultas y Mancias Esotéricas en nuestras universidades.
Bueno, pues al que le interese puede entrar en:
www.escepticos.es/congreso2011
Un abrazo, y a no dejarse engañar, que hay mucho listo por ahí.
Miguel Ángel Pérez Oca.

sábado, 24 de septiembre de 2011

EL NIÑO QUE VEÍA PASAR AL TREN.





Este es mi más reciente cuento de la Tertulia de la Bodega de Adolfo. Se trata de un niño que midió el tamaño del Universo viendo pasar al tren, durante unas vacaciones en los Alpes.

LAS VACACIONES DE CHRISTIAN.
Christian era un niño de aspecto enfermizo e inteligente. El médico había aconsejado a sus padres que lo llevasen en verano de vacaciones a alguna comarca alpina de aires frescos y secos, donde sus pulmones pudieran fortalecerse. Y allí, en la pintoresca aldea, lejos de factorías y barrios malsanos, su cuerpo se fortaleció, y también sus ganas de jugar, vivir y aprender. A media mañana, un tremendo e interminable tren de mercancías solía pasar por la estación del pueblo, sin detenerse, ni siquiera aminorar su marcha, tal como una exhalación de hierro envuelta en humos, chirridos y silbidos penetrantes. Y su aparición fugaz maravillaba al niño, que imaginaba largos viajes a países exóticos y paisajes llenos de misterios. Todos los días, a la misma hora, Christian dejaba sus juegos y marchaba a la estación, para ver pasar el convoy y sentir en el rostro el viento que desataba su enorme masa lanzada sobre los raíles a toda velocidad.
Como siempre, cada vez que pasaba un tren, el viejo jefe de estación, con su arrugado uniforme azul y su gorra cilíndrica y roja de visera charolada, se plantó a la orilla del andén y levantó una banderita roja, dando paso al convoy. El niño se le acercó y lo observaba con admiración y curiosidad.
-¿Qué, muchacho? ¿Te gustan los trenes? – preguntó el hombre, atusándose el bigote canoso.
-Sí, señor – le contestó el niño, mirándolo de abajo arriba.
-Si quieres saber algo de los trenes, pregúntamelo, anda…
Y Christian se quedó callado un rato, mientras el tren se alejaba por el bosque.
-Pues, dígame, ¿por qué el tren hace “pííí” cuando viene y “pooo” cuando se va?
Y el viejo ferroviario meneó la cabeza e hizo un gesto de admiración.
-Vaya, tú también te has dado cuenta, ¿eh? Eres un chico muy observador. Pero el hecho de que el silbato del tren suene más agudo cuando se acerca y más grave cuando se aleja es un misterio que nadie me ha sabido explicar. Oye, ¿por qué no se lo preguntas a tu maestro? Y el año que viene me lo cuentas, ¿eh?
-Sí, señor – dijo el niño con determinación - , se lo preguntaré.
Pero el maestro, a la vuelta de las vacaciones, no le supo dar la respuesta.
El niño Christian Andreas Doppler, se hizo mayor y estudió Física y Matemáticas en Viena y Salzburgo, y en 1842, a los 39 años, publicó un libro donde se resolvía el misterio que al fin había podido desentrañar por sí mismo, y que tenía la siguiente explicación: Cuando un cuerpo se desplaza rápidamente, emitiendo un sonido constante, las ondas sonoras se comprimen por delante y se separan por detrás, de forma que percibimos ese sonido más agudo cuando se nos acerca y más grave cuando se aleja. A este fenómeno se le conoce desde entonces como Efecto Doppler.
Algunos años más tarde, el físico francés Fizeau descubrió que este efecto se produce también en la luz, de manera que una estrella que se acerca a la Tierra, por muy lejana que esté, se verá más azul, mientras que otra que se aleja, se verá más roja.
En los primeros años del siglo XX, el astrónomo americano Hubble y su ayudante Humason, observando lejanas galaxias en el Cosmos, comprobaron, mediante el Efecto Doppler de la luz, que todas ellas se alejan de nosotros debido a que el Universo está en expansión desde que surgió de una gran explosión, el llamado Big Bang, ocurrida hace más de trece mil millones de años.
Gracias a aquel chico enfermizo que veía pasar al tren, sabemos lo enorme y antiguo que es nuestro Universo. Y es que nunca se sabe lo que puede salir de la cabeza de un niño que admira algo con los ojos llenos de curiosidad.
Miguel Ángel Pérez Oca.

viernes, 23 de septiembre de 2011

DELENDO EST CAPITALISMUS





Ayer, un Premio Nobel de Economía que, por cierto, merece por mi parte las mismas reservas y desconfianzas que si lo fuese de esa otra pseudociencia denominada Astrología, anunciaba a bombo y platillo la venida de otra crisis, de una catástrofe económica sobre la que ya nos azota desde hace unos cuantos años. Hombre, parece que los economistas empiezan a espabilarse y ya las ven venir, porque la otra los pilló a todos en el baño. Hoy, otro eminente economista aparece en la tele para decirnos que para recuperar la bonanza perdida los estados deberían haber hecho lo contrario de lo que han estado haciendo hasta ahora, o sea: nada de recortes y austeridad, sino más gasto público para fomentar el consumo. La impresión que nos produce esta gente descomunal a los ignorantes de tan santa disciplina es que, por mucho que pretendan ser científicos, no tienen ni la MÁS REMOTA IDEA de lo que se traen entre manos. Yo, de verdad, creo firmemente que el primer paso para recuperar nuestro bienestar debería ser cerrar todas las facultades de Economía, retirar el título académico de economista de la lista de los reconocidos, cerrar todas las bolsas, emplear la dotación del Premio Nobel de Economía para un certamen de haykus, y darles a todos los economistas, en especial a los Premios Nobel esos, una escoba o un pico para que se ganen la vida.
Y es que, claro, los señores economistas y los políticos que les siguen parten de una premisa que les condiciona el entendimiento: No se puede cuestionar el Sistema Capitalista. Así que si hay que salvar el Capitalismo por encima de todo, la cosa no tiene arreglo, porque ya es hora de que lo digamos claro: EL CAPITALISMO HA FRACASADO. El Capitalismo, para sobrevivir, debe ser controlado y domesticado por los políticos, si no, se muere de éxito y como el más repugnante de los paramecios acaba devorando sus propias entrañas. Mientras el Capitalismo tenía al Comunismo enfrente, moderaba sus pretensiones, por miedo a que los sufridos ciudadanos nos fuéramos con los rojos y se les acabara la bicoca a los capitalistas. Pero ahora no tienen ningún enemigo más que ellos mismos, los más insolidarios, rapaces y feroces depredadores que ha inventado la naturaleza: El Capitalista Sapiens, devorador de plusvalías y pelotazos. El Capitalismo, de hecho, nació ya viciado y siempre ha sido pernicioso para la Humanidad: Hoy está poniedo en peligro el sistema ecológico, ha creado el calentamiento global y el agotamiento de los recursos, está produciendo una humanidad cuya mitad se muere de hambre mientras que la otra mitad se muere de obesidad, parte de la falsa premisa de que el crecimiento ha de ser indefinido y que los recursos son inagotables, y fabrica unos economistas dóciles que intentan justificar sus desmanes con medidas descabelladas incapaces de acabar con las crisis endémicas. El Capitalismo no funciona, es inhumano, es inmoral, es pérfido y hemos de sustituirlo por un sistema social racional y justo, porque nos va la vida en ello.
Los soviéticos intentaron construir una sociedad postcapitalista y les salió una chapuza totalitaria, una especie de capitalismo de estado que no servía para nada, como no fuera para facilitar la corrupción y la incompetencia, bajo una despótica vigilancia policial. Así les fue, y así les va a sus émulos actuales. La solución quizá va más por la vía de la Socialdemocracia, pero la famosa frase de Felipe González de “Hay que ser socialista antes que marxista” descafeinó y echó a perder la única vía razonable, sumándose a la universal tendencia de no contestar al Sistema desde la política activa.
Pero, dejémonos de paparruchas. El Estado debe amparar al ciudadano, dándole los medios necesarios para vivir bien o no sirve para nada y no le debemos ninguna lealtad. La Sanidad, la Educación, la defensa legal, la comida, el vestido, la vivienda deben ser garantizados por el Estado. La industria pesada, la banca, la seguridad colectiva y privada, las obras públicas, la industria farmacéutica, deben nacionalizarse. Y no vale el argumento de que los negocios privados funcionan mejor que los públicos; porque lo que hay que conseguir es que los funcionarios tengan una productividad equivalente al resto de los trabajadores. Que se les controle y se les exija, como debe ser. En cuanto a los emprendedores, el que quiera fundar un negocio privado que lo haga, siempre que no interfiera con las prestaciones estatales. Y la Economía que la dicte el Gobierno con la ayuda de unos verdaderos economistas formados adecuadamente. Todo ello en un escrupuloso sistema democrático más auténtico y perfeccionado que el actual. Que la presencia del pueblo en la política debe ser permanente y universal.
A lo mejor estoy diciendo tonterías, porque el homo sapiens es un bicho de mucho cuidado y no le van las cosas bien hechas ni los sistemas donde no haya sitio para los aprovechados. Pero sería una lástima.
Así que de momento tendremos que aguantar el chaparrón y maldecir a los malos fabricantes de paraguas con goteras.
Miguel Ángel Pérez Oca.

martes, 20 de septiembre de 2011

GALICIA, GALICIA...













Os pongo el texto de un correo electrónico que he mandado a una amiga gallega que vive en Madrid, ahíta de morriña, dándole cuenta de mis recientes vacaciones en la tierra de los percebes, los centollos, el granito, Prisciliano (suplantado por un tal Jacobo) y la sublime Rosalía de Castro.
Ahí va:

Para:Deva - De:Miguel Ángel Pérez Oca - Enviado:domingo, 18 de septiembre de 2011 - 19:52
Ay, Deva, que me he enamorado de Galicia. Ese paisaje brumoso donde la neblina difumina los perfiles de las cosas y las vuelve irreales, misteriosas y dulces, sin una línea recta del horizonte que nos recuerde que vivimos en la superficie de una esfera, sin unos campos yermos que nos digan que la vida puede rendirse bajo el sol y la sed, tal como en mi tierra rigurosa e intransigente. Todo verde y todo suave. Y la gente, dulce, suave y firme a la vez, cariñosa, trabajadora, con un punto de superstición y con la cautela de quien vive cerca del bosque y de las olas bravas. Celtas de los poblados de granito y paja en los altos de Santa Trega, con la desembocadura del Miño a los pies en un raro día de sol. Pontevedra y sus callejas de granito, sus soportales, y una amable y fuerte gallega que nos prepara un pulpo con pimentón junto a un bar que nos sirve un vasito de Alvariño y un pan jugoso como no los hay ya por estos lares. La Coruña con sus galerías blancas frente al mar y María Pita en su estatua, matando al inglés. Combarro con sus hórreos junto al mar, lejano en marea baja y amenazador cuando crece por influjo de la luna. Santiago, con el santo que hay que abrazar, aunque yo lo saludé en voz baja, y le dije: "Hola, viejo Prisciliano, siempre habrá quien no te olvide, camarada revolucionario. Tú eres tú y aquel palestino, discípulo de Cristo, que murió en Tierra Santa, usurpó tu fama, pero no lo consiguió del todo, ¿verdad?" y el misterio, tan gallego él, continuó presidiendo el magnífico templo románico enmascarado tras una inoportuna fachada barroca. Qué bella debió ser la catedral cuando el Pórtico de la Gloria lucía desnudo en su frontispicio de arcos de medio punto, antes de Trento y sus truculencias y recargamientos. No he visto panorama más impresionante que el que se divisa desde la Torre de Hércules, al son de una gaita tocada con maestría por un celta que no era precisamente gallego, sino irlandés (cosas de la vida y de la globalización), ni escultura más inquietante que la del "Cuerpo Danone" al comienzo del camino que conduce al faro eterno. Y Baiona, con su réplica de la Pinta y sus mariscadoras de brazos hercúleos, estampa viva de la fuerza de las mujeres gallegas. La guía nos hablaba de las féminas de estas tierras, de su energía, de su férrea voluntad y de su dulzura. Recordó los gigantescos restos de una mujer celta de más de dos metros de altura, encontrada en unas excavaciones de la catedral de Santiago, de María Pita, de la Bella Otero, de doña Emilia Pardo Bazán, y de la inigualable Rosalía de Castro:
"Adiós, ríos, adiós, fontes;
adiós, regatos pequenos;
adiós, vista dos meus ollos;
Non sei cando nos veremos..."
Es la morriña, la nostalgia, tan gallega ella, hecha poesía, y sobre todo la galleguidad, auténtica y retunda. Ah, Rosalía, cómo del dolor puede surgir tanta belleza. Si además es cantada por Amancio Prada, uno se puede morir de dulce tristeza.
Y el paladar también participa con la poesía gastronómica de un plato de percebes, o de berberechos, o de gambas tiernas y jugosas como la niebla, o de mejillones al vapor degustados en plena ría de Arousa, a bordo de una barca del Grove. Las gaviotas, tan listas como el hambre, se acercan y planean sobre nosotros y capturan las mollas de mejillón de la punta de nuestros dedos. Después, ahítos de marisco y alvariño, bailamos una muñeira en una de las mejores tardes de mi vida, acompañados de los gritos exigentes de las gaviotas, entre bateas y risas. Qué momentos tan magníficos.
Por vivir unos días en Galicia y entrar en su espíritu, vale la pena aguantar un viaje de 14 horas en autobús y acabar con los pies hinchados como botas.
"Adiós groria, adiós contento.
Deixo a casa onde nacín,
deixo a aldea que conozco
por un mundo que non vin.
Deixo amigos por extraños,
deixo a veiga polo mar,
deixo, en fin, canto ben quero...
¡Quen pudera non deixar!"
Tienes suerte, mucha suerte, de ser gallega, y mujer, y sabia...
Besiños.
Migueliño el antípoda.