martes, 18 de julio de 2017

YA TENGO EN IMPRENTA LA SEGUNDA EDICIÓN DE MI LIBRO.


Editorial Premium anuncia que ya ha entrado en imprenta la segunda edición de "EL SILENCIO DE LAS ESTRELLAS", PREMIO DE NOVELA DE CIENCIA FICCIÓN "CIUDAD DEL CONOCIMIENTO", que ha agotado sus existencias en menos de tres meses desde su aparición en el mercado.
No he cambiado nada del texto de la Primera Edición.
El 7 de octubre asistiré al Encuentro de Literatura Fantástica que se celebrará en Dos Hermanas (Sevilla) donde presentaremos la II edición de dicho premio literario bianual y participaré, con el autor Zoilo Andrés, primer finalista del concurso, Jesús Moracho en nombre de la Editorial Premium, y Antonio Vilella  como moderador, en un coloquio sobre la Ciencia Ficción y su problemática.

miércoles, 12 de julio de 2017

AGONÍA MÁS ALLÁ DEL TIEMPO.




El tema del pasado lunes era "La Agonía", y yo aporté este trabajo que espero os interese por su auténtico valor histórico:

AGONÍA MÁS ALLÁ DEL TIEMPO.
            Del cielo cae un agua mansa que llena de reflejos las grúas contrahechas y los restos de los tinglados del puerto de Alicante. Bajo una precaria techumbre rota por mil sitios, agoniza el viejo comandante. Nadie puede ya curar sus terribles heridas. Su vida se apaga lentamente; aunque ya no parece sufrir. A veces abre los ojos y mira de soslayo a su alrededor. La República entera agoniza con él y un sopor general, un triste desánimo, encorva los cuerpos de sus acompañantes, malolientes, sucios, harapientos, embutidos en los vestigios de uniformes que un día fueron de color caqui. De vez en cuando, un desganado compañero caritativo se le acerca, le dice unas palabras de consuelo y le humedece los labios con un trapo mojado. Nadie puede hacer nada más por él. Y él lo sabe, sabe que se muere, pero ya no le importa. Un suave sopor, una especie de cómodo abandono se va apoderando de su cuerpo y de su mente. Agoniza desde hace siglos, o solo un momento eterno. En realidad, el tiempo ha perdido su significado. Su transcurso carece de sentido en esa situación eternizada. Ya es tarde para que el viejo comandante comprenda sutilezas filosóficas como las que un pensador familiarizado con las modernísimas teorías de Einstein o de Böhr elaboraría acerca del tiempo como dimensión de un tetradimensional superespacio físico… o metafísico. Aunque hace tan solo unas semanas, en el frente, una animada conversación con el comisario político del Regimiento, un intelectual profesor de Física, le abrió la conciencia a ideas que hoy le resultan extrañas, pero, de alguna manera, consoladoras.
            -El tiempo no existe, camarada comandante – le decía entonces el comisario, con un vaso de vino tinto en la mano.
            Fue capturado por los facciosos durante el combate siguiente, mientras trataba de proteger la retirada de sus compañeros. A estas alturas, seguramente, ya lo habrán fusilado. Los dos han quedado fuera de combate, capturado uno, herido mortal el otro.
            El viejo comandante ha estado a punto de ser subido al vapor Stanbrook, hace dos días, pero a última hora sus compañeros decidieron sustituir su incómoda camilla por tres plazas de refugiados. Al fin y al cabo, él estaba ya muriéndose sin remedio. Y no le supo mal. Prefiere morirse en paz sobre el suelo firme, bajo la precaria techumbre del destruido tinglado, oyendo caer la lluvia mansa.
            Se oyen voces al amanecer. Hay que rendirse, dice alguno, mientras otros cargan sus pistolas para defenderse o para suicidarse. Hay que desprenderse de gorras e insignias, porque al oficial que capturen lo van a fusilar. En lo alto de una maltrecha grúa todavía ondea una bandera republicana. Nadie tiene ánimos para descolgarla y tirarla al mar, y allí queda, flotando sola al viento, con la única compañía del viejo y moribundo comandante, mientras los demás se van levantando y se dirigen lentamente hacia la salida del puerto, donde les esperan los carceleros y los verdugos. Y una triste sonrisa se dibuja en la arrugada boca del moribundo. Muchos de esos jóvenes fuertes y, hasta hace pocos días, animosos van a morir antes que él.
            Suenan algunos disparos de arma corta. Son los suicidas que prefieren hacer mutis antes que caer en manos de sus asesinos. Y el muelle queda abandonado a su suerte, con la ajada bandera republicana ondeando todavía sobre la sedente figura del viejo comandante moribundo.
            Llegan soldados con uniforme nuevo. Son los que se llaman a sí mismos nacionales, como si los republicanos no tuvieran también una nación.

            -¡Esa bandera, hay que quitarla de ahí! – grita un sargento de voz aguardentosa. Y varios soldados se encaraman a los hierros retorcidos y arrancan la postrera insignia republicana, que luego quemarán con las otras capturadas entre los restos del castigado puerto. La República ha muerto antes que el viejo comandante, que todavía agoniza, más allá del tiempo, bajo la lluvia mansa.                           
                                                                                      Miguel Ángel Pérez Oca.

domingo, 9 de julio de 2017

DE LA PÁGINA LITERARIA "LEER EN MADRID".

viernes, 7 de julio de 2017

Su última novela, El silencio de las estrellas ha recibido el premio de ciencia-ficción mejor dotado en lengua española,  Ciudad del Conocimiento El silencio de las estrellas ya va por su segunda edición y recoge entusiasmos de sus lectores como el del astrofísico Emilio Alfarouna novela de ciencia-ficción que cumple con todos los requisitos del libro de aventuras; hay un viaje, una nave, el arribo a un nuevo mundo, el encuentro con otra civilización, peligros, héroes y un final sorprendente y bien cuidado. Pero todo ello teñido de un humanismo científico, en la estela de Arthur C. Clarke,  que suena sincero y que pone al lector frente a dos de las grandes cuestiones humanas: la soledad y la muerte.

Miguel Ángel Pérez Oca 
autor de éxito de larga trayectoria ha publicado, entre otros títulos: Los viajes del Padre Pinzón; La Cruz ausente; 25 de Mayo, la tragedia olvidada y una Trilogía sobre Copérnico de la que se vendieron, sólo de su primera parte, El Libro Secreto de Copérnico más de 65.000 ejemplares. Pérez Oca es también un reconocido ilustrador.

Ilustrador reconocido, autor de novela histórica reconocido… y escribe ciencia ficción y también recibe un premio. 

 Me remito a la frase que figura en la cabecera de mi blog El loco de las estrellas cuya lectura recomiendo a quien quiera conocerme en mis obsesiones y debilidades.  Digo allí, más o menos:

Escribo, dibujo, pienso… ¿Qué soy, un pintor, un escritor? Creo que soy una persona que se expresa como puede. Y nada más. Las clasificaciones sólo sirven para limitarnos.


Desde hace años practico la Astronomía como aficionado recalcitrante, relacionándome con eminentes profesionales que me han enseñado mucho. Y si te fijas, todas mis obras están relacionadas con el Universo, sus heroicos estudiosos del Renacimiento o con otra de mis facetas, como paréntesis literario: mi profundo amor por mi tierra, Alicante, y su historia, sobre todo su Memoria Histórica en riesgo de perderse. Mi habilidad como dibujante es innata, siempre he sabido dibujar, y siempre he leído temas de ciencia ficción. Aprendí a leer a los 4 años con De la Tierra a la Luna de Julio Verne. Así que te puedes hacer una idea de por dónde dirijo mis pasos. De hecho, apenas transito de un género a otro, solo lo traduzco a dibujos, relatos de anticipación o relatos del pasado, pero casi siempre con el mismo tema de fondo: el Cosmos ese que tenemos sobre la cabeza.


Su novela es la búsqueda de vida inteligente en otros planetas y cuando los astronautas que fueron enviados al espacio en parejas, vuelven, después de cientos de años, en la Tierra no hay nadie. ¿Qué mereceríamos como especie en esta nueva oportunidad? 

Según planteo la historia de mi novela, los protagonistas no van a tener oportunidad de reproducirse, ya que ella ha sido esterilizada anteriormente con el fin de no tener problemas de embarazo en sus viajes espaciales.

Por otro lado, según el argumento, la Humanidad no tiene futuro, más que como paso inevitable entre el homo sapiens y la futura machina sapiens de la inteligencia artificial. Ese, quizá, es el secreto del silencio de las estrellas. La inteligencia biológica es un paso breve en la evolución.

Pero han dejado dos hijos nonatos en la Tierra, que serán concebidos en un útero artificial. Son casi contemporáneos nuestros, vivirán en un futuro cercano y a ellos va dirigida en realidad la novela.


¿Dónde encontrar lectores de ciencia ficción en español con los que intercambiar opiniones, estar al día del género, una editorial de referencia? 

Me confieso un lobo solitario, alejado de modas y tendencias. Digo lo que creo que debo decir y quiero decir, sin importarme si está en la corriente o no. De hecho yo creo mi propia corriente. ¿Una editorial recomendable? Sin duda Premium, que con su Premio Ciudad del Conocimiento ha demostrado su sensibilidad en el tema. ¿Un encuentro anual? Pues el próximo Encuentro de Literatura Fantástica de Dos Hermanas, al que pienso asistir lleno de interés y curiosidad. Ya va siendo hora de que abandonemos el papanatismo filoanglosajón y dediquemos nuestra atención a los autores españoles. Creo que ahora podemos tener nuestra oportunidad.  Que no vuelva a ocurrir como con mi anterior novela de ciencia ficción, Nuestros señores químicos, que un editor me recomendó que adoptase un pseudónimo que sonara a americano.

Drones, ciberguerra… ¿escribir ciencia ficción en un mundo que ya parece de ciencia ficción? ¿Cuál es el camino del género actualmente? ¿Tiene sentido distinguir hoy en día entre soft hard sci-fi?

No sé si tiene sentido hacer distinciones. En el fondo mi novela es un vehículo que me permite hacer reflexiones filosóficas sobre temas tan eternos y trascendentales como la muerte, el tiempo... La moderna Física Cuántica y Relativista, la teoría de los Universos Paralelos de Everett, pueden llevarnos a nuevos planteamientos sobre los ancestrales temores del ser humano. Comprender que el tiempo es una ilusión, como el Arco Iris o los colores, que solo existen en nuestra mente, puede tener consecuencias muy importantes respecto a nuestra tradicional Tanatofobia… A lo mejor, lo que yo hago, más que ciencia ficción, es filosofía ficción…


Su escritor preferido de ciencia ficción es Arthur Clarke, según indicó en una entrevista reciente, ¿algún otro escritor y también algún español en esta recomendación? 

Pues no podríamos eludir al gran Isaac Asimov, a Michael Crichton, Brian Aldiss y tantos otros maestros. Y en cuanto a los españoles, permíteme que mencione a un autor que, sin ser exclusivamente de ciencia ficción, escribió una novela que a mí me parece genial. Me refiero a Alberto Vázquez Figueroa y sus Nuevos dioses. En la actualidad tenemos gente como Felix J. Palma y José A. Bonilla Hontoria… y otros muchos y muchas. Concepción Perea, Elia Barceló… y seguro que me dejo  mucha gente en el tintero. Cada cual en su estilo y en sus inquietudes es muy libre de encaminar su ciencia ficción por el camino que desee.

Yo, en particular, me guío por un código ético que me obliga a no engañar, manipular, cansar o mentir al lector. Tengo que creerme mis propios argumentos y, sobre todo, ser riguroso y respetuoso con la Ciencia. No me gustan las historias que no me puedo creer, las escriba yo o cualquier otro. Por ahí van mis preferencias.

La novela editada por Premium Editorial acaba de ser lanzada al mercado, ¿cómo va? ¿le llegan comentarios de sus lectores?  ¿qué próximas promociones tiene para ella? 

El silencio de las estrellas va muy bien y ha superado cualquiera de mis previsiones e ilusiones. De momento se está agotando la primera edición a los dos meses de aparecer en el mercado. Según me dicen mis amigos de Premium, la segunda edición saldrá a finales de este mes de julio. En cuanto a las promociones, después de pasar por las ferias de Tomares, Granada, Sevilla, Madrid y Alicante, siendo el más vendido de mi editorial y en Granada el más vendido de todas las casetas de editoriales, me voy a tomar un descanso veraniego en espera de buenas noticias. En otoño persistiré en mi lucha por presentar en sociedad a mi hijo literario.

Me llegan opiniones excelentes de los lectores, directas, incluso por la calle desde un automóvil que se detiene para felicitarme, como por medio de blogs y páginas web... en fin, que no puedo pedir más.

Miguel Ángel Pérez Oca

miércoles, 28 de junio de 2017

CARTA A RAQUEL...

         
El tema de la Tertulia de ayer era "Un hombre y una mujer se aman", y yo presenté este trabajo. Después de una reunión muy agradable, nos subimos a la terraza del hotel para ver los fuegos artificiales que se lanzan a las 12 de la noche en la playa, con motivo de las fiestas de Sant Joan.

CARTA A RAQUEL EN UN PAPEL ARRUGADO Y SUCIO.
            Mi queridísima Raquel: Espero que recibas esta carta bien de salud y sin necesidades perentorias que no hayas podido solventar con el dinero que te voy mandando. También espero que las niñas estén sanas y llenas de esperanza. Sé que llegarán a ser tan hermosas y buenas como tú y que un día nos reuniremos todos de nuevo en nuestra querida tierra siria, hoy anegada en sangre de inocentes. ¿Os tratan bien nuestros parientes turcos? Espero que el tío Yusuf os haya podido sacar al fin del campo de refugiados y os haya dado cobijo en su casa. Y espero también que las niñas vayan al colegio, que Jasmina llegue a ser doctora y que Moilida se convierta pronto en una eficiente maestra. Espero tantas cosas…
            Es la primera vez que, desde esta tierra europea donde vivo clandestinamente, he tenido la oportunidad de confiar una carta a alguien de confianza que te la haga llegar. Los gobiernos de estos países occidentales y ricos son crueles y no tienen piedad de la gente que, como nosotros, tenemos derecho a recuperar nuestras vidas y, sobre todo, a proteger a nuestras criaturas. Sin embargo, por aquí hay buenas personas que se organizan para ayudarnos. Y gracias a ellas, hoy puedo por fin escribirte.
            Supongo que te sorprendió mi primer envío de dinero, que era señal también de que estaba vivo. Pero tardé en poder empezar a ayudarte y me angustia el temor de que durante demasiado tiempo hayáis tenido que sobrevivir gracias a la caridad del tío Yusuf, al que no le sobran precisamente los recursos. Pero te voy a contar mi odisea en busca de esta tierra de promisión que habría de acogernos si los seres humanos no padeciésemos la fiebre del egoísmo, individual o colectivo y mal llamado patriotismo.
            Sabes que me fugué del campo de refugiados aquella madrugada lluviosa y triste en que te besé por última vez. Las niñas dormían y no quise despertarlas, aunque el recuerdo del roce de mis labios en su frente todavía desborda mi memoria. El tío Yusuf me facilitó el traslado hasta la frontera con Bulgaria, que traspasé con ayuda de mafiosos a los que tuve que pagar con el poco dinero que él me había podido conseguir. Vagué con otros huidos por una tierra hostil, perseguidos por una policía implacable que al fin nos capturó y nos maltrató antes de devolvernos a Turquía. Me internaron en un campo diferente del que ocupáis y yo no podía resistir estar tan cerca de vosotras y no veros. Así que me escapé de nuevo y, esta vez, pude llegar a Libia, trabajando gratis para unos contrabandistas que me abandonaron en una playa inhóspita. He atravesado desiertos y campos de batalla. He tenido que fingirme integrista, chiita ortodoxo e incluso cristiano copto, y trabajar para explotadores y criminales. Y así llegué un día a Marruecos. Tuve que colaborar, lleno de repugnancia moral, con traficantes de drogas, con el fin de poder pagar mi pasaje en una lancha neumática en la que nos metieron a cincuenta personas, entre las que había mujeres embarazadas y niños pequeños. La travesía fue un infierno y más cuando la barca empezó a desinflarse y llenarse de agua. La gente gritaba angustiada, hasta que vimos venir un barco español que acudía en nuestra ayuda. Me volvieron a ingresar en un albergue de refugiados, pero temiendo que me mandaran a Turquía, me escapé otra vez con varios compañeros y ahora nos dedicamos a vender cosas por las calles, escondiéndonos de los policías y durmiendo en una casa abandonada que comparto con veinte compañeros de infortunio.
            Sé que un día mejorarán las cosas. No sé si existe Dios, ya sabes de mi falta de fe religiosa, pero espero que la gente de aquí resulte ser digna de tener fe en ella. Porque te añoro, a ti y a las niñas, y por las noches sueño con tu cálido vientre. Dicen que cuando un hombre y una mujer se aman, no existe la distancia. Pero es mentira, cuando un hombre y una mujer se aman, la distancia duele, duele mucho.
Dale un beso de mi parte a las niñas y recibe otro muy apasionado de tu esposo,

Caleb.                                             (Por la transcripción: M. A. Pérez Oca).

sábado, 24 de junio de 2017

DE LA PÁGINA WEB DE EDITORIAL PREMIUM.

Publicaciones
El próximo jueves, 29 de junio, a partir de las 19:00 horas, Miguel A. Pérez Oca firma su novela El silencio de las estrellas, I Premio de Novela de Ciencia Ficción Ciudad del Conocimiento, en la Feria del Libro de Alicante.
.
Será en el stand del Gremio de Libreros de Alicante. El silencio de las estrellas es, este año, el libro más vendido de Premium Editorial en todas las Ferias del Libro donde autor o editorial han participado. Con motivo de la celebración del Encuentro de Literatura Fantástica de Dos Hermanas el 7 y 8 de octubre, el autor volverá a Sevilla para presentar allí la segunda edición de El silencio de las estrellas.

viernes, 23 de junio de 2017

PRÓXIMA FIRMA EN LA FERIA DEL LIBRO DE ALICANTE.




Hola, amigos/as:
El próximo jueves, día 29 de junio, de 7 a 8 de la tarde, estaré en la Feria del Libro de Alicante, en el Stand del Gremio de Libreros, firmando mi obra “EL SILENCIO DE LAS ESTRELLAS”, que ha resultado ganadora del I PREMIO DE NOVELA DE CIENCIA FICCIÓN “CIUDAD DEL CONOCIMIENTO”, el más importante de España en este género por su dotación económica.
Este premio, patrocinado por el PARQUE TECNOLÓGICO  de la DEHESA DE VALME, de Dos Hermanas (Sevilla) y por  la editorial sevillana PREMIUM, se falló el 24 de febrero del presente año por un Jurado compuesto por los conocidos escritores de Ciencia Ficción FELIX J. PALMA, CONCEPCIÓN PEREA y JOSÉ ANTONIO BONILLA HONTORIA.
Recibí el premio en la Dehesa de Valme el 28 de marzo, donde presenté oficialmente el libro, firmando al día siguiente en la  FERIA DEL LIBRO DE TOMARES (Sevilla).
El 23 de abril presenté y firmé el libro en la FERIA DEL LIBRO DE GRANADA, siendo el más vendido en los stands de editoriales. La presentación estuvo a cargo del eminente astrofísico del I.A.A doctor Emilio Alfaro, que me hizo una excelente crítica.
El 26 de abril presenté el libro en la SEDE UNIVERSITARIA de ALICANTE, con gran afluencia de amigos y amigas que llenaron la sala Rafael Altamira.
En la FERIA DEL LIBRO DE SEVILLA, del 18 al 28 de mayo, a la que no pude asistir, mi libro fue el más vendido de Editorial Premium.
El 28 de mayo firmé en la FERIA DEL LIBRO DE MADRID, siendo otra vez el más vendido de Editorial Premium.
Ahora voy a firmar en la FERIA DEL LIBRO DE ALICANTE, donde espero que vengáis a hacerme un rato de compañía.
Os espero el 29, a las 19 horas, en el stand del GREMIO DE LIBREROS.
¡UN ABRAZO!
MAPérezOca.


miércoles, 21 de junio de 2017

MI YO OLVIDADO.



Me he comprado un escaner y estoy recuperando todas las miles de diapositivas que guardaba en el trastero de la terraza, así como viejos dibujos perdidos en el olvido. Y he descubierto un yo que ya había sido olvidado después de años de afanes y vicisitudes que han ocupado durante mucho tiempo todo mi interés. Ya os iré mostrando alguno de estos Migueles anteriores. De momento os pongo esta caricatura que hice allá por los años 80, poco después del golpe de Tejero (lo deduzco por el dibujo y por mi aspecto de entonces).
En aquella época yo era un escritor frustrado, con una obra inédita que ahora me alegro de no haber publicado, dadas las deficiencias que aprecio en ella, pero que me sirvió de escuela para mi actual dedicación. Nunca he sabido vender mi obra y la edición de mis libros siempre me ha resultado una labor molesta y ardua, que me ha distraído más de lo que debería, ya que lo que a mí me gusta de verdad es escribir. Lo de publicar es solo una consecuencia. Y siempre he pensado que los de la "Casta literaria" lo tienen más fácil. Yo no pertenezco a esa clase, y siempre he sido un marginal, un maldito, si me lo permiten.
La verdad es que entre aquel Miguel de entonces y este de hoy (ya llevo publicados 12 libros) no encuentro demasiadas cosas en común... O sí. Yo qué sé.

martes, 20 de junio de 2017

¡FELICES FIESTAS (dentro de lo que cabe)!

BUENO, ya estamos en Fiestas de les Fogueres de Sant Joan. Ojalá lo paséis muy bien y, a la hora de dormir, que el follón de las barracas no os machaque demasiado. Paciencia y Vixca Alacant.


jueves, 15 de junio de 2017

DOS FORMAS DE SUBIR AL QUINTO.

¡Hoy tendré ascensor! ¡Qué gusto después de un mes de subir y bajar a mi casa a pelo! ¡Menuda diferencia, verdad? Pues eso.
                                                                        Antes.-

Ahora.-

martes, 13 de junio de 2017

EL VERDUGO DESCONOCIDO.

Este era otro trabajo que preparé para la tertulia de ayer, que no presenté porque hay que presentar un solo trabajo para cada tertulia:


EL VERDUGO DESCONOCIDO.
            Mientras los agresores fueron anónimos pilotos de los aviones italianos que consumaron la masacre del 25 de mayo de 1938, los verdugos no tuvieron rostro, eran como oscuros fantasmas embozados cabalgando los “Halcones de las Baleares”, las aves negras que lanzaron sus bombas sobre la aterrada multitud de ancianos, ancianas, amas de casa y niños inocentes. Los muertos despedazados, machacados, se habían acumulado en el depósito del Hospital Provincial hasta alcanzar más de un metro de altura, según nos cuenta en sus memorias don Eliseo Gómez Serrano, director de la Escuela Normal de Magisterio de Alicante, que había de ser uno de los primeros fusilados de la ignominiosa derrota de la democracia. Sangre, luto y terror cubrieron nuestra ciudad como un sudario de silencio y de olvido durante muchos años; hasta que la ausencia del déspota nos abrió a todos una puerta a la esperanza.
            Había pasado mucho tiempo, más de 40 años de la tragedia silenciada; más de 4 desde la muerte del dictador. Soplaban ya nuevos tiempos en mi patria; y poco a poco los supervivientes y los parientes de los muertos fueron recuperando la voz. Todos los 25 de mayo aparecían ramos de flores en los aledaños del Mercado Central, donde había ocurrido la hecatombe. Todavía no era un homenaje oficial - para eso tuvieron que pasar más años - pero el recuerdo justo, más que justiciero, iba volviendo por los senderos de la memoria. Hasta hubo quien indagó en los archivos históricos de la Aviación Italiana y obtuvo fotografías terribles de una ciudad indefensa cubierta por las explosiones de aquel día siniestro; y pudo leer el parte oficial de la indigna operación militar, con los nombres de sus dos jefes, los capitanes Zigiotti y De Prato.
            Y aquel nombre ya no se me borraría de la mente: Tullio de Prato. ¿Cómo sería su rostro? ¿Qué habría sido de aquel asesino de mujeres, ancianos y niños inermes, cuyo único pecado había sido estar esa mañana en el Mercado de Alicante en busca de alimentos? Quise creer que habría muerto en la II Guerra Mundial, o que al final de la misma habría sido condenado por sus crímenes de guerra, o al menos expulsado del ejército de su país, que lo consideraría indigno de ostentar su honroso uniforme.
            En eso pensaba yo mientras andaba por Rímini, frente al Adriático: Los italianos son nuestros hermanos, descendientes ambos de la misma madre Roma. No eran todos ellos nuestros enemigos, sino los fascistas que los dirigían. Y entonces me tropecé con el anciano. Era un hombre elegante, con esa distinción que adorna a algunos italianos.
            -Mi scusi, signore – le pregunté - ¿dove si trova la Piazza Tre Martiri?
            -¿Es usted español? – me confirmó más que preguntarme – Se le nota el acento.
            -Pues, sí, señor – le respondí, como comienzo de una larga y agradable conversación. Él, me dijo sin entrar en detalles, había estado en España durante la Guerra Civil y guardaba bellos recuerdos de una tierra noble y hermosa.
Ya se agotaba la tarde cuando nos despedimos con un cálido apretón de manos.
            -Me llamo Miguel y soy escritor. Si algún día viene por Alicante, allí tiene usted su casa – le había dicho sin percibir un ligero temblor de su pulso al oír mi procedencia.
            -Yo soy Tullio de Prato, General de Brigada retirado – me contestó con orgullo.
            Y la sangre se me heló en la mano, antes de acudir a mis mejillas.
            No supe reaccionar. Mientras lo veía alejarse con los pasos quedos de un viejo próximo a su fin, yo me preguntaba: ¿No fue depurado? ¿No fue juzgado por sus crímenes de guerra? ¿Es posible que un asesino, con más víctimas que Jack el Destripador, haya podido permanecer en activo e ir ascendiendo, sin recibir ningún castigo por las muertes que sembró en el pasado? ¿El uniforme lo justifica todo?

            El verdugo tenía rostro al fin. Y yo me prometí que su deshonra tenía que ser desvelada, porque la Historia le debía, y aún le debe, el más profundo de los desprecios.

FLECHAZO CÓSMICO.



El tema de la Tertulia de ayer era "Desconocido/a". Y yo presenté este trabajo. A ver qué os parece:

DESCONOCIDO, DESCONOCIDA.
Cuando vimos que la nave se había posado sobre la pista, salimos al exterior para ayudar a sus tripulantes a descargar todos los instrumentos y repuestos que portaba. El gran radiotelescopio ya estaba montado y los habitáculos presurizados ya tenían suficiente capacidad para el grupo de científicos que iban a compartir el aire y el espacio con nosotros. Así que en cuanto estuvo todo dispuesto en las áreas de almacenamiento, nos dirigimos a la zona habitable. Entre los desconocidos recién llegados tenía que estar mi acompañante y protegido por una temporada, un geólogo de apellido Roberts, al que pronto iba a conocer y tendría que instruir. ¿Cómo sería? Me lo imaginaba calvo y mofletudo, con cara de enterado y gestos doctorales; uno de esos sabihondos que tan mal sabemos sufrir los pilotos y los ingenieros, que somos gente disciplinada y práctica y no nos andamos con pamplinas. De cómo fuese mi futuro compañero desconocido dependía una temporada más o menos soportable en la cara oculta de la Luna…
            En cuanto presurizamos la cámara estanca, procedimos a quitarnos los trajes y los cascos. Miré con avidez los rótulos en los hombros de los novatos: Smith, Galán, Kuroshava… Roberts. Ese, ese sería mi subordinado en la base. Y esperé a que se desprendiera del casco para confirmar mis temores.
            Y se lo quitó. Y aparecieron unos enormes y femeninos ojos azules turquesa en un rostro que a mí me pareció maravilloso. Su pelo, muy cortito, era de un negro tan profundo como el fondo del cielo lunar, y la piel de sus mejillas tenía un tono limpio y suave. ¿Era guapa? Más que eso, a mí me pareció magnífica, inteligente, profunda, excepcional; y más cuando se sacó los guantes y me dio una mano fina, elegante, delicada y fuerte a un tiempo, mientras yo terminaba de mostrarme sin la escafandra. Y más aún, cuando vi su mirada de admiración dirigida hacia mí.
            No cabía la menor duda: sería con ella con la que un día viajaría a las estrellas.
            ……………………………………………………………………………….
            Soy una mujer práctica, serena, muy difícil de impresionar, pero en aquella ocasión tan importante para mí, me sentía inquieta, mientras la nave descendía lentamente sobre la pista de la Base de Mare Moscoviense, en la cara oculta de la Luna.
            Tendría que compartir varios meses de estancia en aquel remoto lugar con mi instructor, un condenado piloto de segunda clase llamado Quiroga. Me lo imaginaba con aspecto de bruto, mandíbula cuadrada y mirada estúpida en un rostro inexpresivo; en fin, un astronauta típico, con dos dedos de frente y reflejos condicionados que cuando se rompe la rutina no sirven para nada. El grupo de técnicos residentes se acercó a la nave para ayudarnos a descargar todo el contenido de la bodega. Yo, mientras trabajaba, escrutaba intranquila los nombres impresos en las insignias de sus trajes de vacío: Popov, Dupont… Quiroga. Ese era el que me había tocado. E intenté cruzar los dedos en busca de suerte, pero con los pesados guantes de vacío, hacer eso es imposible.
            Ya en el interior, y una vez presurizada la cámara estanca, procedimos a quitarnos los cascos y los trajes. Yo no apartaba la vista del desconocido que me habían asignado. Y cuando se libró del casco apareció un rostro que me miraba maravillado. Seguramente le había impresionado mi aspecto. No soy una mujer bellísima, ni mucho menos, pero creo que tengo cierta personalidad atractiva. En cuanto a él, era un hombre de rasgos muy agradables, pelo castaño, ojos verdes, piel bronceada a base de rayos uva, único procedimiento posible en la Luna, donde uno está siempre a cubierto en los habitáculos o embutido en una escafandra de vacío. Cuando me saqué los guantes y le di la mano, supe que mi estancia en la Luna iba a ser muy feliz. La calidez de su contacto me transmitía empatía. Supe que íbamos a formar un buen equipo, quizá para toda la vida; quizá para un viaje de siglos más allá de las estrellas.  

lunes, 12 de junio de 2017

DE LA PÁGINA WEB DE EDITORIAL PREMIUM.

Editorial Premium
1 h
Libros más vendidos al cierre de la Feria del Libro de Madrid 2017 en el stand de Premium Editorial (nº 242).
El silencio de las estrellas, de Miguel A. Pérez Oca, vuelve a ser la obra protagonista de esta Feria rompiendo todas las previsiones.
.
1º-. El silencio de las estrellas, de Miguel Á. Pérez Oca.
2º-. Por si acaso te escribí, de Miguel Sandín....
Ver más



Os recomiendo que entréis en esa página. Miguel Sandín, el segundo de la lista con su obra "Por si acaso te escribí", es, nada menos que finalista del Premio Nadal. Así que estoy muy contento. ¿Vale?

miércoles, 7 de junio de 2017

ASCENSOR EN OBRAS.



Me están poniendo un ascensor nuevo, que podré coger en el zaguán, en lugar de a 10 peldaños de altura como ahora. Va a ser ultramoderno y muy cómodo, pero para montarlo me voy a quedar dos meses sin poder usarlo, subiendo y bajando la escalera a pelo. ¡Lo que me faltaba!

DE LA PÁGINA WEB DE EDITORIAL PREMIUM.



Evitada la rotura de stock de El silencio de las estrellas en el stand 242 de Premium en la Feria del Libro de Madrid.
.
Después de que ayer se vendiera en el último minuto el último ejemplar disponible de El silencio de las estrellas, hemos recibido a primera hora de esta mañana el stock remanente de nuestros distribuidores, con lo que aseguramos la disponibilidad del título hasta el fin de la Feria este próximo domingo.
.
Desde ayer, y a la espera de las firmas de Por si acaso te escribí, de Miguel Sandín, este miércoles y el sábado, la obra de Pérez Oca se coloca de nuevo en la primera posición en ventas (posición que hasta ahora solo había ocupado el primer día de esta Feria del Libro de Madrid). Por si acaso te escribí, de Miguel Sandín, le sigue de cerca en segunda posición y El juego de los deseos, de Ángel Silvelo, en tercer puesto.


Me gustaMostrar más reacciones
Comentar

domingo, 4 de junio de 2017

KEPLER ESTÁ TRISTE



Kepler está un tanto mustio desde que lo hemos pelado. Se ve que sin sus melenas no es nadie. Pero es que nos llenaba la casa de pelos y se le formaban madejas en el lomo. Y como tiene muy mala uva, la peluquera nos dijo que no se atrevía con él a menos que lo sedásemos. Y así lo hicimos. Se despertó dando tumbos y cuando se vio pelado se puso muy tristón. Ahora le rascamos la cabeza y le acariciamos el lomo a ver si le vuelve el buen humor. Y parece que va recuperándose. Como todos los filósofos es muy sensible.

viernes, 2 de junio de 2017

DONALD TRUMP NOS HA DECLARADO LA GUERRA.

"Lo del calentamiento global es mentira... America First!"
                                                                                   /
                                                                          

Aunque no lo haya hecho de manera oficial (eso ya no se lleva, ninguna de las guerras actuales lo ha sido), la retirada del mamarracho supremo de los Estados Unidos del Acuerdo de París equivale a eso. El que envenena el aire, aunque sea en su propia tierra, envenena el aire de todos. Así que todos los pueblos del mundo deben sentirse agredidos por la decisión del déspota de la tortilla a la francesa en la cabeza. Esperemos que a los americanos les resulte insoportable tanta estupidez y acaben echándolo como hicieron con Nixon. Afortunadamente, la democracia americana está llena de resortes para que ningún cargo público se pase... y el Donald se está pasando.
¿Qué pensará ese cretino de la grieta polar que amenaza con desprender un iceberg más grande que Mallorca? ¿Será culpa de los periodistas por decirlo? ¿Se puede ser más tonto?

martes, 30 de mayo de 2017

EN LA FERIA DEL LIBRO DE MADRID.

El pasado día 28 estuve firmando mi libro "El silencio de las estrellas", ganador del I Premio de Novela de Ciencia Ficción "Ciudad del Conocimiento" en la caseta de la Editorial Premium. Os pongo unas fotos.
 Firmando.
Con Jesús Moracho, de la Editorial Premium.
Con Zoilo Andrés, Finalista del Premio.
Más firmas.

sábado, 27 de mayo de 2017

GLORIA BREVE


Eclipse total del 11-8-1999, desde Szejed (Hungría).

Eclipse parcial del 4-1-2011 desde la Playa de San Juan. Fotografía de mi yerno Toni Soler.

El tema de la Tertulia del próximo lunes era "Duración". Como yo no podré asistir por estar en Madrid firmando mi libro, publico ya mi trabajo. Es un relato autobiográfico qu espero os guste:

LA GLORIA TIENE CUATRO MINUTOS DE DURACIÓN.
            Habíamos llegado de muy lejos para ver el eclipse. Alrededor de nosotros, en Huachacaya, había gente de los cinco continentes, la mayoría armados de telescopios y grandes prismáticos; aunque también se podía ver alguna persona que había colocado una estera en el suelo, entre la paja brava, para adoptar una postura de yoga y captar así las supuestas “buenas vibraciones” del evento. “Hay gente pa to”, que dijo El Gallo.
Habíamos hecho un agotador viaje de dos días en avión desde Madrid a La Paz,  una rara ciudad a casi cuatro mil metros de altura, en la que el aire tiene precio. Los pobres malviven en El Alto (qué nombre tan apropiado), donde el recién llegado apenas puede respirar; mientras que los ricos bienviven dos kilómetros más abajo, en urbanizaciones amuralladas, guardadas por hombres armados. Después de mostrarnos el Lago Titicaca y las ruinas de Tihuanaco, nuestro guía nos llevó por tortuosas carreteras de charcos helados al borde de terribles precipicios, hasta el refugio de Chacaltaya, junto a un observatorio de rayos cósmicos y las pistas de esquí más altas del mundo. En medio de la asfixia general, una cholita de bombín y pollera se ganaba la vida sirviéndonos “matesitos” (infusiones) de coca. “¿Y con esto ya no nos ahogamos?”, le pregunté. Y ella, con desparpajo, me contestó: “Sí se ahoga, pero le da lo mismo”. 
Por fin, la víspera del eclipse, de buena mañana, partimos hacia el Sur en un autobús lleno de japoneses y catalanes. Nuestra expedición estaba formada por Juan Vicente, como jefe; Guillermo Bernabeu y Joan Fabregat, astrofísicos profesionales; Ignacio, astrofotógrafo; Pepe, que manejaba la cámara; Blas y un servidor de ustedes. Pasamos por Oruro, ciudad minera y decadente, y llegamos a la remota localidad de Huachacaya, en medio de una fuerte tormenta de arena, bajo un cielo muy encapotado.
Dormíamos en nuestros asientos del autobús, con una temperatura exterior muy fría, mientras el viento huracanado y las nubes amenazaban con frustrar nuestra aventura astronómica. Pero a media noche, un catalán que se había despertado de pronto y había limpiado de vaho su ventanilla con la manga de su anorak, comenzó a gritar: “¡Eh, tíos, que están eixint les esteles!”, y todos salimos del autobús pisando japoneses que, por cierto, no fueron a ver el prodigio porque su guía, que dormía en una cercana tienda de campaña, no les dijo que podían hacerlo. Qué disciplinados son los nipones.
Ante nosotros, sobre nosotros, un alucinante cielo en calma, de constelaciones boca abajo, se abría paso entre las nubes, prometiendo un magnífico amanecer.

Y salió el sol, y nos llevamos los instrumentos al otro lado del puente, a la zona reservada para científicos. Montamos nuestro observatorio y esperamos impacientes la hora mágica, bueno… los cuatro minutos mágicos. Y de pronto vimos, sobrecogidos, como la gigantesca cadena de los Andes, de la que sobresalía el volcán Nevado de Sajama, se teñía de oscuro. La sombra de la Luna caía sobre nosotros. Y se hizo de noche, una noche extraña rodeada de un crepúsculo fantasmal. Y en lo alto, el círculo negro que tapaba al Sol se veía rodeado por los penachos de una corona, alrededor de la que brillaban las estrellas. Junto a nosotros se oían los gritos de asombro y algún mantra de un vecino de creencias orientales. Ignacio sacaba fotos continuamente, Blas y Pepe, con sendas cámaras, rodaban la escena, los demás observábamos con nuestros prismáticos y telescopios; aunque preferíamos ver aquella maravilla a ojo desnudo, embargados por la emoción. Y tras los cuatro minutos escasos de duración del fenómeno, nuestras sombras volvieron a dibujarse en el suelo. El eclipse, fantástico, hermoso y tan breve, había concluido. Ya podíamos morirnos. Ya éramos felices. Ya podíamos regresar a casa con el tesoro de una gran experiencia. De nuevo volaban los pájaros y los insectos, paralizados por cuatro minutos de excepcionalidad. Todo se ponía en marcha otra vez, y yo, después de apurar un largo trago de una botella de vino chileno, ¿qué quieren que les diga? ¡Me eché a llorar!         
                                                               Miguel Ángel Pérez Oca.

martes, 23 de mayo de 2017

DE LA PÁGINA DE EDITORIAL PREMIUM.



Libros más vendidos en el stand de PREMIUM EDITORIAL en la Feria del Libro de Sevilla 2017:
.
1º-. El silencio de las estrellas, de Miguel A. Pérez Oca.
2º-. El juego de los deseos, de Ángel Silvelo.
3º-. La pandilla de Mago y los misterios de Itálica, de María Luisa Cárdenas y María Hesse.
.
La distancia en ejemplares al resto de títulos es tan amplia que omitimos el resultado de una lista más extensa. Enhorabuena a los autores de los tres títulos que han acaparado la mayor parte de ventas, y en especial a Miguel Ángel Pérez Oca, que sin haber firmado en esta ocasión, vuelve a ser el autor de la novela más vendida por tercera Feria del Libro consecutiva.