viernes, 24 de noviembre de 2017

NUEVAS ILUSTRACIONES SOBRE MI NOVELA "EL SILENCIO DE LAS ESTRELLAS".

viernes, 24 de noviembre de 2017

NUEVAS ILUSTRACIONES SOBRE MI NOVELA "EL SILENCIO DE LAS ESTRELLAS".

A lo largo de mi novela, la Gran Nave adopta dos configuraciones en las que cambia la disposición del colector de protones. En la etapa de aceleración hasta alcanzar velocidades relativistas, el colector de protones está situado a proa y el propulsor a popa. En la posterior etapa de frenado, hasta ponerse en velocidades que permitan abordar el sistema de la estrella visitada y sus planetas, el colector sigue a proa, pero el resto de la nave ha invertido su posición, quedando el propulsor también a proa. Esto vale también para el regreso a la Tierra. Ahí van los dibujos definitivos:



martes, 14 de noviembre de 2017

DEMASIADOS PAYASOS.

                                                                En el Congreso.

El tema de la Tertulia de ayer era "El Circo" y yo aporté el trabajo que os pongo aquí. Espero que no os deprima demasiado.

UN CIRCO CON DEMASIADOS PAYASOS.

            El viejo político se sienta en la última fila del hemiciclo, casi oculto por una de las columnas que sostienen la galería de invitados. Es uno de los diputados más veteranos. Su mirada escéptica delata su condición de testigo de la decadencia de un sistema que reclama una urgente renovación, impedida a duras penas por los adocenados líderes, que no consienten la más mínima alteración de un Status Quo que les favorece. Desde allá arriba ha sido testigo de los más tremendos conflictos y las más soporíferas rutinas. Y ahora, hastiado y convencido de una triste realidad, contempla los debates con la más completa, rotunda y burlona desconfianza.
            Una señora catalana, desde la tribuna, reclama la independencia retorciendo el lenguaje con absoluta impavidez. Acude a legitimidades que, según ella, están por encima de la ley. Habla en nombre de la totalidad de un pueblo del que solo cuenta con el voto de su tercera parte.
Interviene después un flamante y fotogénico secretario general de la vieja izquierda moderada, con pretensiones de representar a la única y genuina izquierda. Sus opiniones están fabricadas ex profeso para la situación, repletas de  lugares comunes y contradicciones, destinadas más a los medios de difusión que a los diputados.
            Más tarde sube al estrado una jovencísima representante del partido de la nueva izquierda. Se le nota demasiado que defiende determinados argumentos con la sola intención de desacreditar a sus hermanos y competidores de la izquierda de siempre. En lo que respecta a Catalunya, intenta nadar y guardar la ropa, para no perder votos por un lado ni por otro.
            Después ocupa la tribuna el novedoso portavoz de una nueva derecha tan antigua como el mundo, campeón de una dialéctica que se esfuerza por ser convincente y renovadora, pero que el viejo político está ya cansado de escuchar en boca de todos sus predecesores liberales.
Les replica a todos el taimado Jefe del Gobierno, con su cachaza característica y su tendencia a mirar para otro lado y esperar a que los asuntos se resuelvan solos. Utiliza un lenguaje para gente simple, unos argumentos pueriles adobados con  menciones a la Democracia y a la Libertad, palabras que, según el viejo político, están ya totalmente amortizadas, desgastadas en las bocas de tantos manipuladores.
            Y murmura para sí: “Nadie habla con sinceridad. Este circo ya tiene demasiados payasos”.
            Y recuerda una anécdota de Estanislao Figueras, presidente de la I República, que acosado por la enésima guerra carlista, la rebelión de los cantonalistas y la mezquindad de quienes obedecían a intereses inconfesables, se dirigió a sus ministros con una frase contundente: “Señores, estoy hasta los cojones de todos nosotros”; después salió del Congreso, tomó una calesa, se dirigió a la Estación de Atocha y, sin tomarse la molestia de dimitir, compró un billete para Francia y se marchó de España sin despedirse.
            El viejo político, con gesto de resignado hastío, se levanta de su escaño y abandona el hemiciclo para siempre.
                                                                                              Miguel Ángel Pérez Oca.
                                                                                             
                                                                                                     (500 palabras)
           


sábado, 11 de noviembre de 2017

OTRAS IMÁGENES DE MI NOVELA.

Por cierto, antes de que mi amable lector me las pida, también os pongo unas ilustraciones sobre mi visión de los "musicales" (habitantes del planeta C, descendientes de los extinguidos del planeta D) y una ilustración, que no es mía, de una nave de exploración.







viernes, 10 de noviembre de 2017

LA GRAN NAVE.

A petición de un lector, he puesto aquí un esquema de la Gran Nave que aparece en mi novela "El Silencio de las Estrellas":



martes, 31 de octubre de 2017

TENTACIÓN.

El tema de la Tertulia de ayer era "Irresistible" y yo presenté este trabajo de 500 palabras exactas (lo de las 500 palabras me lo he tomado como un reto personal) que espero os guste:




UNA TENTACIÓN IRRESISTIBLE.

El jardín lucía bajo una luna brillante y redonda como una moneda de plata. Las luciérnagas iluminaban las frondosidades de rosales y rododendros, mientras el jazmín embalsamaba el aire de la primavera. La vida había vuelto a nacer.
            Y allí estaba ella, reinando en la maleza, con sus largas piernas y su mirada líquida y fascinante. Yo sabía que reclamaba mi sexo y me resistía, me hacía el desinteresado. Simulaba una falta de atención que no era auténtica, mientras una furia sexual incontenible arrasaba mis entrañas. Porque era la hembra más irresistible que jamás había visto. A lo mejor – me engañaba a mí mismo – no es tan maravillosa, pero me ha pillado en un tiempo de debilidad y no voy a poder escapar a sus requerimientos. Me miró de nuevo e inclinó su cabeza insinuante. Yo aún quise permanecer impávido. Sabía de sobra las malas consecuencias que acompañan generalmente al desvarío erótico, pero mi sexo me pedía a gritos una satisfacción. No podría negarme. No podría resistir la tentación. Me volví de espaldas a ella, pero la sabía detrás, con sus movimientos lascivos y procaces.
            -Ven – me decían sus enormes ojos -, ven y descarga tu pasión en mi regazo.
            Y yo callaba, fiel a los votos hechos en mi juventud.
            -No tocaré hembra jamás y viviré una larga existencia de virtudes – me había prometido ante los misterios del bosque profundo.
            Pero ella no era como las otras. Su cuello esbelto, sus enormes ojos dotados de un particular brillo, su vientre húmedo que se alzaba y descendía con su respiración…
            -Ven, soy tuya – me decía toda su figura enloquecedora.
            Y yo, lentamente, muy lentamente, fui acercándome, dudando todavía en sucumbir a sus encantos.
            -¡Ven, coño! – acabó apremiándome.
            Y yo, rendido al deseo, ya sin voluntad, perdido todo resto de energía, me dirigí hacia ella con la cabeza gacha, despacio todavía, muy despacio.
            Y ella abrió los brazos para recibirme.
            El primer contacto, apenas un roce, fue para mí como una descarga eléctrica. Después, suavemente, empecé a acariciarla y ella se me entregó, voluptuosa.
            Estaba ya dispuesto al sacrificio, enardecido y sin ninguna reserva, y busqué su húmeda hendidura para penetrarla en el colmo del desvarío genital…
            Y ella entonces, con una frialdad inconcebible, cogió mi cabeza entre sus manos rezadoras y se la comió de un solo y babeante mordisco.
            No sé cómo os puedo contar esto, si ya no tengo cerebro con el que razonar, ni boca para hablaros. Aunque, si lo pienso bien, nunca he tenido esa clase de órganos tan sofisticados. Solo soy, o era, un pobre insecto.
Ahora se está comiendo mi cuerpo, mientras yo, lo que queda de mí, eyaculo y cumplo mi misión biológica; la misión para la que fui concebido.
            Ser un macho de Mantis Religiosa tiene esas cosas. Hay quien dice que el sexo y la muerte se crearon para hacer posible la evolución de las especies, pero lo de nuestras hembras ya es pasarse.

                                                                                              Miguel Ángel Pérez Oca.


                                                                                                      (500 palabras)


jueves, 26 de octubre de 2017

DUELO DE IDIOTAS.



Puigdemont habla, Rajoy calla. Rajoy habla, Puigdemont calla. Puigdemont va a convocar elecciones, sube la bolsa. Puigdemont dice que va a pedir al Parlament que declare la independencia de Catalunya, la bolsa cae. Estos dos idiotas están poniendo de los nervios al pueblo de Catalunya. Estos dos incompetentes sin escrúpulos están poniendo histérico al pueblo de España. Y nadie sale a decir, como el niño del cuento del Emperador y el traje invisible: “Papá, estos dos politicastros son gilipoyas”. ¿Nadie lo va a decir? ¿Nadie va a tener el valor político suficiente para proclamar que estos dos tipos, y los que les siguen, nacionalistas rancios catalanes y "patriotas"castellanos con pretensiones de españoles, son memos e incapaces de elaborar un proyecto común para los habitantes de la Península Ibérica? ¿Qué esperan Podemos, I.U., los de Ada y los socialistas para darse cuenta de que esto no es más que una pelea entre corruptos de las derechas catalana y española para tapar sus corrupciones apelando a un supuesto patriotismo? ¡Ya está bien! ¡Está poniendo en ridículo a sus pueblos! Han convertido al payaso en el principal protagonista del circo mediático. ¡Que se vayan ambos dos a la mierda! ¡Pero YA!

sábado, 21 de octubre de 2017

EN EL ATENEO.


El pasado día 17 hice una presentación de mi libro "El silencio de las estrellas", que ya va por su 2ª edición, en el Ateneo Científico, Literario y Artístico de Alicante. Asistieron, entre otros, mis amigos de la Tertulia Literaria Luís e Isabel. La foto es de Cosme Gosalvez.

martes, 17 de octubre de 2017

VA DE REMILGOS.



El tema de la tertulia de ayer era "Remilgos" y yo presenté este trabajo que espero os guste:

LOS REMILGOS DEL DICTADOR.
            Xe Kin Fum Fáh, hijo y nieto de dictadores, era un tirano lleno de remilgos, aprensivo, limpísimo, obsesionado con el orden y la higiene, gordito y con cara de niño feliz, siempre sonriente. Estaba empeñado en convertir su país, Churretonia del Norte, en una “tacita de plata”. De momento ya le había cambiado el nombre por el de Resplandoria Boreal, y había introducido en el Código Penal varios nuevos delitos castigados con la pena máxima, todos relacionados con la suciedad, como hacer pelotillas de mocos con los dedos, babear por las comisuras, lucir legañas, escupir en el suelo, rascarse el culo, llevar las uñas negras, tanto las de las manos como las de los pies, y echar la basura fuera de los contenedores de reciclaje, vicios todos ellos proverbiales entre la población de Churretonia – perdón, Resplandoria -, que ya había sufrido varios cientos de sentencias de muerte por inmersión en legía enriquecida. Se concedían créditos para la instalación de bidets y se promocionaba entre los campesinos la práctica del pediluvio, después de la jornada. Se había declarado la guerra a los insectos, en especial las moscas, las pulgas y los piojos, y las universidades del Estado estaban dedicadas a obtener detergentes e insecticidas más eficientes, así como a la fabricación de bombas de hidrógeno y misiles intercontinentales con los que el muy limpio dictador remilgoso pensaba aniquilar a todos los países calificados como sucios por el Comité Nacional de la Higiene Mundial, fundado por él en el XII aniversario de su subida al poder después de haber matado “involuntariamente” a su padre, el dictador Xe Kin Fret Tinc, con una lavativa de zotal caliente. Su objetivo principal eran los Estados Reunidos de Yankilandia, principal obstáculo para alcanzar el liderazgo mundial que ambicionaba e implantar en todo el planeta sus ideales higiénicos. El presidente estadorreunidense Yellowhead Dumb tenía más bombas y misiles que él, pero aún no se había decidido quién tenía más huevos.
            Aquella mañanita de tonos rosados, después de la ducha y demás abluciones, desinfecciones y perfumaciones, y mientras tomaba el desayuno, consistente en una taza de café con leche de vaca recién duchada y un huevo duro puesto por una gallina blanca tratada con Fortasec, el dictador recibió a su secretario particular Ki Lo Sáh, que le traía la lista habitual de condenados a muerte, dentro de una lujosa y reluciente carpeta de cuero. Y cuando Xe abrió la carpeta con la lista de los 88 sentenciados del día, descubrió - ¡Oh, horror! -, un pelo sobre el inmaculado papel; pero no un pelo corriente,  no, era un pelo rizado, probablemente de vello púbico. Enseguida sacó sus conclusiones: el repugnante secretario se rascaba las cascarrias mientras confeccionaba la lista, el muy guarro.
            -Pues que sean 89 - le dijo al subordinado con mirada aviesa, mientras sonreía.
            Y ante el gesto de horror de Ki Lo Sáh, el dictador Xe Kin Fum Fáh, añadió a mano el nombre del traidor que había despertado sus remilgos.

                                                         Miguel Ángel Pérez Oca. 


(500 palabras sin contar la firma)

lunes, 9 de octubre de 2017

ENCUENTRO DE LITERATURA FANTÁSTICA EN DOS HERMANAS (SEVILLA).

El pasado día 7 estuve en Dos Hermanas (Sevilla) asistiendo al XII Encuentro de Literatura Fantástica, invitado por los organizadores. La mesa dedicada a la Ciencia Ficción, en la que participamos Zoilo Andrés, finalista del premio "Ciudad del Conocimiento" con su obra El Nuevo Orden de las Cosas, y yo, como ganador de ese Premio con mi novela El silencio de las Estrellas, resultó ser la más racional de todas, puesto que ambos autores defendíamos el rigor y el respeto a las Leyes de la Física y a la Ciencia. Otras mesas dedicadas a los mapas imaginarios, los comics y la literatura fantástica en general tenían una temática más libre y lúdica, que yo respeto, faltaría más, pero que no es mi campo. A mi no me gustan - ya lo he dicho muchas veces - las historias que no me puedo creer. Alguien ha dicho de mí que soy cartesiano, y tiene toda la razón.
Os pongo unas fotos de la mesa, de Zoilo y yo y de ambos firmando nuestros libros. 



martes, 3 de octubre de 2017

"INDEPENDENCIA" Y "MAMÁ, QUÉ PIERNAS MÁS BONITAS TIENES".



Para ayer se habían propuesto dos temas, por parte de nuevas contertulianas que, por cierto, ayer no acudieron a la reunión. Son esas que figuran entre comillas en el título. Lo de "Mamá... etc." no me gustó nada, por demasiado condicionador. Y yo, entre no escribir nada o mandar este trabajo que acompaño, preferí hacer lo segundo. A lo mejor es que soy un intransigente, un Ordenancio Cuadricúlez, como el del texto.
Ahí va:



Ordenancio Cuadricúlez se tomaba muy en serio los trabajos quincenales que hacía, con sumo cuidado y pretendida creatividad, para la Tertulia del Pimentón, que celebraba sus sesiones un lunes de cada dos en el Hotel Faba Periféricum. A estas alturas de su ordenada vida de aficionado al sublime cultivo de la literatura, no hubiera sabido vivir sin esas periódicas reuniones, en las que había encontrado un refugio de libertad e independencia que le compensaba con creces de las rutinas y sinsabores del resto de su mediocre existencia.
Le encantaba escuchar la lectura de todos los trabajos por parte del lector oficial, un médico traumatólogo de profunda y sonora voz. El juego, moderado por el astuto presidente, consistía en acertar, entre todos, el autor de cada escrito. Después se competía por las adivinanzas, en las que se iban dando datos de algún escritor, hasta que el más espabilado o erudito lo desvelase. Se comentaban cuentos y libros, y se cenaba opíparamente, incluso, en ocasiones, manjares exóticos, como aquella vez que se sirvió canguro estofado. Y al final de cada sesión se fijaba el tema para escribir en la sucesiva.
El caso es que en aquella ocasión, dos nuevas participantes habían acudido al hotel con ánimo de formar parte de la tertulia. Y siguiendo una tradición inveterada, se les animó a que fueran ellas las que propusieran el tema siguiente. Una de las dos, muy prudente y comedida, propuso la palabra “Independencia”, que Ordenancio agradeció por ser un sustantivo que da muchas posibilidades a la creación. La otra, con gesto travieso y no sabemos si con ánimo malintencionado, propuso esta frase: “Mamá, qué piernas más bonitas tienes”. Y a nuestro amigo casi le da un soponcio.
-Pero, vamos a ver - se decía -, con un tema así las posibilidades de escritura creativa se quedan en nada.
El texto tendría que ser, necesariamente, de humor. Y, la verdad, a  Cuadricúlez no le apetecía nada escribir una historia graciosilla; además de que no le daba la gana escribir con unas condicionantes tan específicas y concretas. Tenía que haber en la historia, necesariamente, alguien cuya progenitora tuviese unas bellas extremidades inferiores. Pues, vaya con el tema. Así que se propuso no escribir nada esta vez, lo cual sería una novedad, puesto que este tertuliano, fiel a su temperamento, nunca había eludido ese deber de participante cumplidor y constante.
Y más aún, se le ocurrió que en la próxima reunión sería él quien propondría el tema para la siguiente, que podría ser algo así como: “Papá, que bien te peinas el bigote con raya en medio y te cortas las patillas a la altura del lóbulo de la oreja; pues tu rostro, típico de un cráneo dolicocéfalo, requiere de estos ornatos horizontales que disimulen su excesiva verticalidad, consiguiendo de esta forma una agradable estética facial.”  
Además, propondría que el trabajo en cuestión fuese un “cincuento”, o sea un escrito de 50 palabras justas.

                                                        Miguel Ángel Pérez Oca. 

           
                                                     (500 palabras)
(Se recomienda contar las palabras del tema que propone el tertuliano Cuadricúlez)
   


domingo, 1 de octubre de 2017

RAJOY, NO SE PUEDE SER MÁS BURRO.



Si los independentistas catalanes logran su propósito de separar Catalunya de España, será gracias al gobernante más torpe que este país ha tenido que sufrir desde que murió Franco. Si el día 1 iba a ser  una jornada en la que todos hicieran el ridículo, Rajoy se ha cubierto de gloria mandando miles de guardiaciviles y policías antidisturbios a Catalunya para moler a palos a la gente pacífica que solo quería meter una papeleta en un urna. Con ello y las cargas consiguientes ha dado argumentos a los que dicen que España es un país salvaje del que hay que separarse. Les hubiera bastado con dejar que el pseudo referéndum se llevara a cabo, denunciar después su falta de transparencia, su unilateralidad, sus irregularidades legales, para desprestigiar a sus organizadores; pero no, tenían que demostrar su odio visceral a los catalanes que se niegan a ser castellanos. Decididamente, Rajoy y los suyos son tontos de capirote, o algo mucho peor, y la única posibilidad que tiene nuestro país de resolver el problema catalán pasa por la marcha definitiva de Rajoy y su partido corrupto, cruel y torpe. Porque como sigan al mando, cada día habrá más gente que quiera independizarse, de España o de él... ¿Serán idiotas? 

¿Y SI....?


1 DE OCTUBRE, EL GRAN DÍA DEL RIDÍCULO.



Siento vergüenza ajena ante tanta gente que en estos momentos está haciendo el ridículo. Personas como Rajoy, con sus andares estúpidos, o Puigdemont, con su greña de perrito de aguas, deben estar acostumbrados a hacer el ridículo, pero no hay derecho a que se lo hagan hacer a los pobres mosos d'esquadra, guardiaciviles, policías, votantes, portadores de esteladas, políticos de segunda, alcaldes, profesores, patriotas de uno y otro signo, sacerdotes, jueces, fiscales y todo un país, llámese España o Catalaunya, del que en este momento se están riendo en todo el mundo mundial.
Don Tancredo Rajoy, mirando para otro lado durante tanto tiempo, ahora quiere arreglar el desaguisado prohibiéndolo, tal como hacía Franco prohibiendo la prostitución o como haría quien quisiese derogar la Ley de la Gravedad. Puigdomont, Mas, Junqueras, Tardá y compañía quieren proclamar una independencia que no les va a reconocer nadie y que no cuenta con ningún aparato estatal que pueda hacerla efectiva.
La gente sensata se niega a participar en este estúpido juego del referéndum simbólico que no conduce a ningún sitio que no sea el ridículo, y los independentistas, que están jugando y lo saben, les llaman fachas y traidores, aunque se trate del mismísimo Serrat, y piensan en una mayoría del Sí contra el No que les permita ganar al Monopoly, aunque esa mayoría mal contada suponga un 15% de la población.
Voy a pasarme todo el día delante de la tele (la 6ª por supuesto), no sé si riéndome de toda esta gente mediocre y ridícula, o llorando por un país (¿Espanya, Cataluña? Los dos) que ha caído en manos de los incompetentes irresponsables... o peor aún, de los chorizos que quieren seguir mangoneando y buscan la impunidad, en un caso con una independencia que les permita elegir a su Tribunal Supremo condescendiente, y en otro manteniendo el sistema con un Tribunal Constitucional ad-oc y unas leyes tan fosilizadas como el cerebro de don Tancredo.
En pocas palabras: Chorizos contra Lladres en el Gran Día del Ridículo.
Lamentable. 

martes, 26 de septiembre de 2017

REFERENDUM. PERDER LA RAZÓN.



Lamenable, triste, repugnante. Este referendum no va a servir para conseguir la independencia de Catalunya. Su fracaso tampoco va a servir para superar el grave problema que España y Catalunya llevan sin resolver desde hace siglos. Este referendum, en realidad tampoco va a servir para nada. Porque su convocatoria al margen de las normas establecidas y aprobadas en su día por el pueblo español (catalanes incluidos) ha servido para dividir en dos al pueblo catalán, para avivar rencores y hostilidades que hasta ahora, de existir, solo permanecían aletargados y ahora surgen de nuevo como en los viejos tiempos en que la miseria y la sangre enardecía a los pueblos, que eran manipulados, entonces y ahora me temo, por los poderosos para su beneficio. Pero ahora, ¿de qué sirve tanta información, tanta cultura, tantas oportunidades para la reflexión, si en cuanto uno opina en púbico es hostigado por uno de los dos bandos en disputa como traidor?
Yo lo tengo claro. Cuando alguien, el indivíduo o el grupo que sea, es capaz de acusar a Serrat de fascista por haberse atrevido a opinar sobre la transparencia y las garantías del referendum de marras, pierde la razón que pudiera tener. La pierde por completo y no merece más que el desprecio y el fracaso. Porque acusar a Serrat de fascista y tener razón son incompatibles.
Claro que los que envueltos en banderas españolas gritan "A por ellos" a los guardias civiles que parten  hacia Catalunya para, supuestamente, guardar el orden y garantizar la seguridad de la población catalana, también pierden toda la razón que pudiera asistirles. Todos los que enarbolan banderas para justificar imposiciones son unos desalmados. 
Cuánto daño han hecho las banderas a través de la Historia. Y ahora, los imbéciles pretenden despertar la vieja y triste disputa entre banderas españolas y senyeras. Triste, triste.
Y es que en el fondo uno sospecha que todo esto se ha armado porque alguien osó denunciar la corrupción de los Pujol, el intocable Pujol y su tropa. Ahí me temo que está el asunto.
En esta triste historia, nadie tiene la razón, lamentablemente.
Solo Serrat y unos cuantos candidatos a ser acusados de fascistas o traidores.

martes, 19 de septiembre de 2017

ME QUERÍA MUCHO.



El tema de la Tertulia era "Me quería mucho" y yo presenté este trabajo sobre mi abuela Carmen, que espero os guste:

IAIA CARMEN.

La iaia Carmen me quería mucho. Probablemente fuera la persona que más me ha querido nunca. Era alta, y también altiva, delgada, de espaldas muy rectas y cara angulosa que imponía respeto; peinaba sus cabellos grises recogiéndolos en un moño muy alto y vestía siempre de negro. Las demás mujeres de la familia le tenían mucho respeto. No era dada a las efusiones de cariño ni a los espavientos propios de la gente mediterránea. Había nacido en el Valle del Cinca y hablaba siempre en castellano con mi abuelo Miquel - Micalet para los amigos -, que solo sabía hablar en valenciano. Así que se pasaron la vida expresándose cada cual en su lengua. No discutían nunca, y siempre se hacía lo que ella, con el mejor de los criterios, disponía. Doña Carmen era así, de una pieza, pero yo fui su única debilidad. De ella heredé mi incapacidad para relacionarme con gente de manera cordial y mi amor por la soledad y el silencio.
Me adoraba, admiraba mi habilidad con el dibujo y mi forma de hablar adulta y precisa. Cuando aprendí a leer y escribir solo, a los cuatro años, me la gané para siempre; porque ella era una devoradora de libros, en ocasiones extraños, incluso prohibidos. Creía en cosas raras, como la homeopatía y la quiromancia. Estoy seguro de que mandó confeccionar una carta astral para mí, aunque debió esconderla. Y también me llevó una vez a la visita de un afamado adivino para que interpretara el raro prodigio de que yo tuviese una línea de más en mis manos. Debí ser para ella algo así como un pequeño talismán.
Recuerdo que cuando a muy temprana edad pinté a la acuarela una virgen con un niño en brazos, ella lanzó la única exclamación de asombro que nunca le escuché, y salió escaleras arriba para enseñar mi obra a todas las vecinas.
Un día me enteré de que, en realidad, no era mi verdadera abuela, pues se había casado con mi abuelo tras quedar éste viudo, con un niño de corta edad, mi padre. No sé por qué, pero esa noticia me desilusionó mucho, y en una de mis rabietas infantiles la desautoricé diciéndole que no tenía derecho a reñirme porque no era mi abuela auténtica. Ella dio un respingo, levantó la cabeza más que de costumbre y se fue a su cuarto a llorar en silencio.
Nunca le pedí perdón, pero tampoco hizo falta, pues la complicidad volvió a surgir de inmediato entre nosotros al comprender que la sangre no tiene nada que ver con el cariño; y que a veces basta una fugaz mirada de inteligencia para que la otra persona comprenda que le estás diciendo que la quieres.
Antes de morir dejó escrita una larga carta dirigida a mi abuelo, con las instrucciones precisas para que, de nuevo viudo, no perdiese jamás la dignidad.
Nunca me lo dijo; pero fue la persona que más me ha querido.
¡Iaia Carmen!
                                                            Miguel Ángel Pérez Oca.
                                                              
                                                   

domingo, 17 de septiembre de 2017

jueves, 14 de septiembre de 2017

DUELOS DE TONTÓCRATAS.


El Mundo, últimamente, se ha sumido en las tontocracias. Multitud de necios y mediocres han tomado las riendas de países antes acreditados como democráticos y regidos por personas de acusada y benéfica personalidad. No sé si será a causa de la informática, que facilita demasiado los caminos del conocimiento, haciendo innecesarios los esfuerzos intelectuales; no sé si será como consecuencia del uso abusivo de los teléfonos móviles o , simplemente, porque los líderes tontos quieren tener a colaboradores más tontos a su alrededor para que no pongan en peligro sus liderazgos.
El caso es que las viejas y saludables ideologías se han vuelto aberrantes en manos de los idiotas. Y ahora vemos a dos payasos, adalides de un marxismo y un liberalismo en plena descomposición, Kim Jong-un y Donald Trump, sosteniendo un extraño enfrentamiento que puede derivar en horroroso conflicto nuclear, como no propició la pasada Guerra Fría, gracias a la prudencia de unos mandatarios de entonces que no eran precisamente imbéciles. Los dos payasos se enfrentan con sus bravatas, desprestigiando sus respectivos sistemas corrompidos por el machismo alfa de la testosterona o, simplemente, por la necedad.
Pero el mal se ha extendido y otros dos idiotas se enfrentan, por ahora incruentamente, en estos lares.
Don Tancredo Rajoy, ese tonto de solemnidad, que no sabe ni andar, que se empeña en mirar a otro lado cuando un problema de fondo como el catalán reclamaría soluciones inteligentes, y el "patriota" Puigdemont, el de la greña que le impide ver el ridículo y el despropósito en el que incurre, se enfrentan por un referendum con garantías que debiera haberse celebrado hace ya mucho tiempo, cuando los ánimos todavía no habían pasado de la reflexión al visceralismo. El uno se empeña en escudarse tras la legalidad, por muy obsoleta que esta sea, negándose a cualquier negociación para su modificación eficaz. El otro se dedica con los suyos a inventarse una legalidad que se sacan de la chistera, y a contar mentiras históricas y cuentos de la lechera económica para seducir a un pueblo que, permítanme, debe estar hasta las pelotas de zarandajas. Que yo siempre he sabido que los catalanes son gente inteligente. Pero, claro, con alguien como Rajoy al mando dan ganas de ser independientes con tal de librarse de ese tonto solemne de la derechona carpetovetónica. Es lo que hay.
Entre todos los mandatarios idiotas y payasos que nos gobiernan nos pueden llevar al desastre. Yo, al menos, en nuestro triste caso, si fuera mosso de esquadra o juez del Constitucional, los mandaba a los dos a la mierda. 

martes, 5 de septiembre de 2017

VA DE NALGAS.

El tema de la Tertulia de ayer era "Nalgas" y yo aproveché para presentar este trabajo que es un  "homenaje" a Gabriel  García Márquez y su Realismo Fantástico. Sinceramente, yo prefiero cultivar la Fantasía Realista, quizá debido a mi carácter cartesiano. Por eso no me gustó su cuento "El ahogado más hermoso del mundo" que leímos en la tertulia pasada. Ya me diréis.......


LAS NALGAS MÁS HERMOSAS DEL MUNDO.

            Porculillos de la Sierra es un pueblo con fama de tener mujeres de culo breve. Cuenta la leyenda que, en un tiempo remoto, las mujeres de Porculillos, celosas de la torre que corona el vecino caserío de Porculones del Valle, atáronle una soga y tiraron de ella para traerla a su tierra; pero la soga se rompió y cayeron todas de culo, aplastándose el trasero. De ahí que el ínclito poeta Tristán Castaña lo denominase “el lugar de las nalgas escuetas”.
            El tío Pajarito, dueño de un bancal de habas peludas próximo a esa población, estaba trabajando su finca, cuando su azada tropezó con algo blando y extenso que al pronto creyó que se trataba de una bolsa llena de oro morisco. Pero conforme iba despejando terreno, diose cuenta de que era de carne cálida y sonrosada que, al quedar totalmente expuesta, se mostró como dos nalgas gigantescas que surgían de las profundidades.
            Cuando el tío Pajarito corrió al pueblo a dar la nueva, nadie lo creyó en principio, si bien, por mera curiosidad, todos los hombres que atestaban la taberna del Puto Colgao, la única del pueblo, fueron a ver lo que había encontrado el labriego en su bancal. Y maravilláronse ante el prodigio de un culo tan enorme y suave como nunca se había visto en esa localidad ni en ninguna otra de la comarca.
            Aunque un gran disgusto invadiría el ánimo de las mujeres, a las que probablemente soliviantaría que sus esposos admirasen tan hermosas carnes, ítem más si tenemos en cuenta su fama de culiestrechas.
            Así que, extendida la noticia, la totalidad de los habitantes de Porculillos, con el alcalde, el cura y el alguacil al frente, aprovecharon el asueto del domingo para personarse en el ya famoso bancal de habas peludas del tío Pajarito y presenciar el portento.
            -Ya nunca nos podrán llamar “el lugar de las nalgas escuetas”, teniendo esta maravilla en nuestro término municipal – exclamaba el alcalde don Ambrosio Lechuga, dueño de una modesta venta caminera, que ya proyectaba convertir en un hotel de muchas estrellas al que llamaría Beautiful Nalgas Palace.
            Estaba el cura con su hisopo bendiciendo aquellas maravillas carnosas, para mayor gloria del pueblo, cuando un raro temblor sacudió el bancal y los alrededores, de cuyos árboles frutales surgió una nube de pájaros asustados.
            Y la color de las dos gigantescas prominencias fue tomando un tono cárdeno, y agitáronse en un estremecimiento precursor de raros fenómenos. El cura, asustado pero muy profesional, proseguía con sus ceremonias. Y entonces, un atronador y descomunal pedo surgió de entrambas, como el rugido trasero de una bestia de poderosos intestinos y resonancias telúricas. Pero lo peor fue la nauseabunda peste que, conforme avanzaba entre los presentes, iba tornando amarillos los rostros de todos, que, despavoridos, salieron huyendo por los campos.
            El alcalde ordenó al tío Pajarito que volviera a cubrir de tierra su descubrimiento y, tácitamente, todos acordaron no hablar más del enojoso asunto.


                                                                                                 Miguel Ángel Pérez Oca.

martes, 29 de agosto de 2017

LA VERDADERA IMAGEN DE LA TORRE DE BABEL.



Esta no.

Estas sí.

Así era Etemenanki, el zigurat de Babilonia, de cerca de 100 metros de altura. Era un templo a los dioses de Babilonia y un observatorio astronómico. Los esclavos judíos que padecieron allí el cautiverio, aprendieron a escribir con su alfabeto. Se supone que el Éxodo y otras partes de la Biblia, que se habían transmitido hasta entonces oralmente, fueron escritas allí por primera vez. La interpretación bíblica de dicho zigurat como "Torre de Babel, que quiere decir confusión" no es más que la explicación de un pueblo analfabeto sobre los intereses científicos y religiosos de sus señores babilonios, primeros maestros de la Astronomía, que no querían con esa torre alcanzar el cielo sino estudiarlo.
En la actualidad está en ruinas, pero se puede estudiar su estructura perfectamente.

lunes, 28 de agosto de 2017

FANTASÍA REALISTA.


 Quitaoslo de la cabeza. No hay nada más fantástico que la realidad. ¿Os imagináis a un escritor de literatura fantástica o ciencia ficción del siglo XIX (Verne, Wells...) "inventándose" y "anticipando" la Relatividad, la Mecánica Cuántica, las neuronas y el Genoma?
  Los verdaderos profetas se llaman Einstein, Bohr, Hawking, Ramón y Cajal, Severo Ochoa... y su oráculo es la Ciencia y el Método de Descartes, Huygens y Gaileo.
 ¡Es lo que hay!

martes, 22 de agosto de 2017

ANATEMIZAR.


            Ayer estaba terminando mi trabajo para esta tertulia. El tema a desarrollar era “Anatema” y yo había escrito un texto sobre Venezuela. Pero en eso me sorprendió la tremenda noticia de los atentados de Barcelona y pensé que “anatemizar” podría ser un verbo muy grato a los terroristas muyahidines. También otros, como “excomulgar”, “expulsar”, “aterrorizar”, “ejecutar”, “degollar” y, últimamente, “atropellar”. La Historia está llena de anatemas, de hogueras, de tribunales de distintas inquisiciones y de irracionalidad absurda sustentada en una fe exacerbada en las más peregrinas afirmaciones teológicas. Y es que hay gente a la que fatiga pensar, a la que ofende ser ecuánime y reconocer que podrían no tener razón en lo que respecta a algunas de esas tonterías que proclaman los “mensajeros de Dios” en ocasiones solemnes. Las elucubraciones machistas de algunos imanes me han indignado por su misoginia absurda; pero las pastorales de ciertos obispos católicos también me han ofendido por su cerrazón. En general, la beatería y el sano raciocinio están bastante reñidos. Y son esos profetas del despropósito los que se permiten, y se han permitido a lo largo de la Historia, anatemizar a quienes no se pliegan a sus fantasías. Estamos en el siglo XXI y esas cosas deberían estar ya superadas,  pero no lo están; no, señor. Todavía hay gente que, desde un rancio catolicismo, se permite anatemizar a los que defienden el derecho a ejercer la sexualidad libremente, a los que defienden el matrimonio gay, el divorcio y los anticonceptivos. Y en el otro lado, también hay gente que se permite anatemizar a las mujeres que no se cubren la cabeza, llevan vestidos ceñidos al cuerpo y se perfuman para salir a la calle, y les llaman por eso fornicadoras. Y, sobre todo, los líderes de estas religiones “reveladas”, que se proclaman “la única verdadera”, se permiten anatemizar a los “infieles” que creen en otro Dios o, simplemente, lo llaman con otro nombre. Y de anatemizar a exterminar van solo unos pocos pasos, porque aniquilar infieles es un mérito a los ojos de esa deidad cruel y celosa que siempre han predicado los ministros de la intolerancia. ¿Pero cómo se puede creer en un Dios que se complace con la muerte de inocentes, si son de otra religión? ¿Cómo se puede creer en un Dios que premiará con un paraíso lleno de vírgenes dispuestas a ser desfloradas, a quien sea capaz de suicidarse llevándose por delante a todo aquel que no crea en sus dogmas? ¿Pero, qué clase de Dios sería ese, infinitamente sabio, poderoso y bueno? Pues hay fanáticos que sí se lo creen y cometen barbaridades en nombre de esos credos imposibles.
            Jesús fue anatemizado por el Sanedrín, Giordano Bruno por el Santo Oficio, los barceloneses y turistas “infieles” por la Yihad; como también lo fueron Miguel Hernández, Lorca, Salman Rushdie y los dibujantes del Charlie Hebdo. Y sin embargo, quiero creer que la racionalidad acabará triunfando sobre los anatemas, o no seríamos Homo Sapiens.

                                                                                          Miguel A. Pérez Oca.
                 
(500 palabras, incluidos título y firma)      

lunes, 21 de agosto de 2017

UN TRABAJO SOBRE VENEZUELA.

Este trabajo, titulado "Anatema mediático", lo había escrito para la Tertulia de hoy, pero la terrible noticia de los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils me ha hecho cambiar de idea y preparar otro trabajo diferente y más imprescindible. Así que os pongo aquí este que es en principio un adelanto del artículo "Hablemos de Venezuela" que puse el otro día en este mismo blog. Hablar de Venezuela es muy complejo y se necesitarían muchas páginas y testimonios para que uno pudiera hacer un análisis ponderado. Esto es solo un avance. Quiero dejar patente que, pase lo que pase en este país hermano, yo deseo lo mejor para su pueblo de trabajadores.



ANATEMA MEDIÁTICO.
En el palacio de cristal del valle secreto de Shangri-La, allá donde trabajan los laboratorios que buscan el gen de la inmortalidad, solo para millonarios; allá donde se organizan las guerras productivas y la industria armamentística; allá donde se deciden los números de la próxima crisis y se planifican las hambrunas y las epidemias mortales, con el objeto de limpiar el Tercer Mundo de poblaciones indeseables; allá donde se acuerda comprar y ocultar las patentes de energías limpias y baratas; allá donde se inventan razones para no frenar el calentamiento global, mientras se adquieren paraísos en zonas frescas y exclusivas para los elegidos; allá donde se fabrica la post-verdad y se adoctrina a los pueblos para que no se opongan a las directrices de la élite; allá donde se preparan y financian las campañas electorales que darán el triunfo a los políticos sumisos, aspirantes a privilegiados; allá es donde se ha reunido el Santo Oficio Mediático Mundial.
-¡Anatema! – ruge el Gran Inquisidor - ¡Anatema a Maduro y sus secuaces! Hay que impedir que la herejía anticapitalista vuelva a medrar  en el mundo.
-Estoy asombrado – objeta el director de un periódico conservador español y tertuliano televisivo habitual -, porque, aquí entre nosotros, habrá que reconocer que esos bolivarianos se están enfrentando a la oposición violenta de la derecha con medios muy moderados. Sus elecciones, desde los tiempos de Chávez, siempre fueron limpias, y los cabecillas convictos de las algaradas han sido devueltos a casa, en arresto domiciliario, una vez pasados los comicios de la nueva Asamblea Constituyente…
-Pues por eso mismo – le interrumpe el Gran Inquisidor -. Es muy peligroso para nosotros que ganen limpiamente. Hay que coordinar las acciones de la prensa para socavar el prestigio de esos herejes populistas. Hay que falsificar los telediarios, mostrar escenas de violencia y achacarla siempre al gobierno, mover todos los títeres, conseguir que la palabra Maduro sea sinónimo de dictador…
Y entonces habla Roberto Belarmino, filósofo y estratega del Santo Oficio, clonado a partir de unos cabellos extraídos de la tumba de un famoso inquisidor del siglo XVII de su mismo nombre:
-Acosando sin tregua a los revolucionarios les provocaremos una actitud defensiva, cada vez más cerrada, que los conducirá inevitablemente al totalitarismo. Y así se habrá malogrado su revolución y tendremos argumentos reales para combatirlos y desprestigiarlos. Tenemos muchos ejemplos de esta maniobra maquiavélica: Robespierre, Stalin, Castro…
Todos callan, admirados de la sagacidad de Belarmino, excepto el tertuliano español, que pregunta:
-¿Y si nos responden con el absolutismo machista saudí, el racismo religioso de Israel o la chulería xenófoba de Trump, qué debemos decir?
-Nada – proclama Belarmino -. Lo que no sale en los medios, no existe.
-Muy bien – concluye el Gran Inquisidor -, pues: ¡Anatema a toda revolución! Y ya saben ustedes lo que tienen que hacer.
Todos recitan el lema de la organización:
-¡”Verdad y mentira es lo mismo,
     si está en juego el Capitalismo”!
-¡Amén!
Y se marchan a sus respetivos países y a sus respectivas redacciones.

                                                                        Miguel Ángel Pérez Oca.

lunes, 14 de agosto de 2017

HABLEMOS DE VENEZUELA.


Lo que más me disgusta de los medios de comunicación actuales es que en ellos predomina el espectáculo sobre la información rigurosa. Estamos hartos de ver sangre, muertos y destrucción en distintas guerras y episodios violentos, pero muy pocas veces se nos informa de manera adecuada y fidedigna del origen de esos conflictos y las intenciones y aspiraciones de quienes se enfrentan en ellos. Lo mismo pasa con Venezuela, agravado por un sesgo intencionado de información tendenciosa contra la llamada opción bolivariana, fomentado sin lugar a dudas por los intereses del capitalismo americano y de la oligarquía local. Otra cosa es que Maduro no despierte al cien por cien nuestra simpatía y nuestra confianza. Es un tipo duro, quizá demasiado antipático, con una dialéctica grandilocuente e infantiloide que no nos convence a los viejos progresistas europeos, y un soporte ideológico, heredado del general Chávez, que se proclama “bolivariano” de una manera que, al menos yo, no acierto a descifrar en todas sus características político sociales (Al fin y al cabo Bolívar era un miembro liberal de la buena sociedad colonial). Por otro lado, no le he oído nunca ninguna mención a Marx, que yo sepa, pero, bueno, eso ya no se lleva, pese a su permanente vigencia. Por todo ello, tengo claro quiénes son los malos en esta historia: los oligarcas y sus secuaces; pero me encuentro desconcertado hasta cierto punto por quienes deberían despertar mis simpatías y adhesiones.
            Tomar un café, un vino o un refresco con una persona muy bien informada del asunto venezolano y que merece toda nuestra confianza, es un lujo que la praxis ética de los medios de comunicación debería hacer superfluo, pero que no lo es, desgraciadamente. Y así uno se tiene que buscar la buena información por su cuenta, contactando con quienes se la pueden dar de verdad.
En primer lugar, hay que analizar la composición social del pueblo venezolano. Como el de muchos países americanos, sus clases sociales no se corresponden a las europeas; por lo que se hacen muy difíciles las comparaciones. La clase alta está formada por una oligarquía criolla, heredera de los antiguos colonizadores españoles. Hoy día está alineada con los intereses capitalistas globales, y no tiene ningún escrúpulo ni aprecio alguno por el pueblo llano, en absoluto, como se ve en la sucesión de sus adhesiones a las distintas dictaduras de derechas y gobiernos corruptos que jalonan la historia del país. La clase media, compuesta por profesionales, especialistas y empresarios de mayor o menor entidad, es relativamente pequeña, comparada con el resto de la población, y guarda una ideología conservadora, celosa de sus más o menos  importantes ventajas sobre la clase baja. En cuanto a esta clase baja, proletaria y campesina, pobre, inculta y desinformada, es exageradamente voluminosa y ha sufrido penurias que no deberían darse en un país rico en materias primas como Venezuela.
En una situación como esta, se entiende que una revolución encaminada a satisfacer a la clase baja en sus más elementales necesidades y derechos se hace a costa de los privilegiados, o es imposible hacerla. La oligarquía se ve perjudicada en sus intereses, pero sobrevive holgadamente porque cuenta con enormes medios económicos. Así que es la clase media la que se ve dañada realmente en sus hasta ahora modestos privilegios. Ellos son los que nos cuentan la desastrosa situación del país (desastrosa para ellos) e intentan sobrevivir y conservar su estatus viniendo a Europa a ejercer sus profesiones. A este respecto, no podemos hablar con la gente de la clase baja porque no vienen aquí a contarnos cómo les va. Ya quisieran ellos poder viajar y conocer mundo. Así que la mayoría de las informaciones que tenemos sobre Venezuela provienen de gente de la clase media, fugitiva de la revolución, o de tendenciosas informaciones de la prensa internacional, regida por el Capitalismo mundial.
Habría que analizar las causas que llevaron a los proletarios venezolanos a abstenerse en unas elecciones cruciales o a votar contra sus intereses en los comicios a un Parlamento que resultó de mayoría derechista. ¿Desinformación? ¿Crisis económica manipulada? ¿Errores de Maduro? El caso es que el comportamiento de Maduro, quizá torpe y antipático, no se ha salido hasta ahora de lo razonable. Las elecciones siempre han sido limpias en Venezuela, desde los tiempos de Chávez, como lo atestiguan los informes de los observadores internacionales. Y la actual pugna del Gobierno con el Parlamento de mayoría derechista o de la oposición con la nueva Asamblea Constituyente, han alcanzado cotas de legalidad quizá discutible y, sobre todo, negociable. Pero los intentos de Maduro de salir de esta situación están siendo boicoteados sistemáticamente por la violenta actitud de una tenaz oposición de derechas, apoyada con actos de fuerza por los agentes profesionales de la reacción golpista, que ya han intentado al menos en dos ocasiones derrocar ilegalmente al gobierno elegido en las urnas.
El problema se agrava por el sistema presidencialista que rige en Venezuela y en la mayoría de los países americanos y que ya ha provocado en muchas ocasiones enfrentamientos entre el ejecutivo y el legislativo. Este sistema dio lugar a la tragedia de Allende en Chile y ahora al enfrentamiento entre Maduro y la Cámara Legislativa. Si el gobierno, como en España y muchos otros países europeos, surgiera del Parlamento por mayorías, estos enfrentamientos no se podrían dar.
Es un hecho histórico que el acoso continuado y artero, desde fuera y desde el interior, contra la Revolución incipiente provoca en sus dirigentes y en el mismo pueblo revolucionario, una actitud defensiva, cada vez más fuerte, que puede acabar, y de hecho acaba muchas veces, en totalitarismo. Ya en tiempos de la Revolución Francesa, el caso de los jacobinos de Robespierre y el Terror es del todo significativo. Después vendrían Stalin, Castro, Mao, etc., etc., hasta llegar a los tragicómicos aspectos de la actual dirección de Corea del Norte y el culto a la personalidad.
Venezuela está en una encrucijada histórica decisiva. Si la Revolución de Maduro triunfa limpiamente, por medios democráticos, y no cae en el autoritarismo, el ejemplo puede cundir en el resto del mundo americano y africano. Y eso la oligarquía capitalista mundial no lo puede consentir. Una de las armas de esa oligarquía es la desinformación, la ahora llamada post-verdad, con la creación de tópicos y tabúes que impidan a los pueblos desinformados hacerse cargo de la situación. Esa, me temo, es la situación actual de Venezuela y no debemos consentirla. Ya tenemos claro quiénes son los enemigos de todos los pueblos, quiénes son los que están poniendo en peligro la misma supervivencia de la especie humana por sus inconfesables intereses de capitalismo feroz e incontrolable, y quiénes son los que mueven los hilos de la prensa para contarnos mentiras interesadas. Exijamos pues a los revolucionarios venezolanos el respeto a la democracia y los derechos humanos, que hasta el momento no parecen haber sido conculcados pese a las sospechosas informaciones de la prensa sumisa, pero tengamos muy claro que ellos, los bolivarianos, son de los nuestros y que la derecha en general trabaja para los amos, nuestros enemigos. Maduro se esfuerza en negociar con la oposición y quiere convocar una Comisión de la Verdad que desenmascare a los impostores, pero la derecha venezolana se resiste y boicotea sistemáticamente cualquier iniciativa de progreso, lo que desvelaría sus turbias intenciones si estuviéramos todos bien informados.
Yo, al menos, lo tengo muy claro: Maduro lo puede hacer mejor, seguramente, pero la alternativa presuntamente liberal a Maduro es el regreso de Venezuela al redil de la explotación y los privilegios seculares en un país que merece mejor suerte. La gente pobre de Venezuela lo sabe muy bien y no renunciará a los derechos conquistados. Que la presión no les lleve a reclamar un excesivo autoritarismo que desvirtuaría a la larga a la misma revolución, como pasó en la URSS, en China y en tantos otros sitios que, a la larga, también han caído en manos del Capitalismo fagocitador.
La democracia es imprescindible, porque sin libertad no hay revolución.
Lo dijo nada menos que Rosa Luxemburgo.
Miguel Ángel Pérez Oca. 



    

martes, 8 de agosto de 2017

LA MARAVILLA Y EL IDIOTA.



            Allá por el horizonte, como si flotase en el aire, se recorta contra la calima la nevada cima del Kilimandjaro. La sabana amarillenta se extiende como un mar de yerba, jalonado de estilizadas acacias de copa horizontal y oscura. A lo lejos, grupos de cebras y jirafas se buscan el sustento. Y en primer término, rodeada del respeto general, avanza la más grande maravilla de las llanuras africanas: mamá elefante. Su porte egregio, su gran estatura, sus pasos firmes y pausados, su excepcional morfología, con esas enormes orejas que abanican el aire, los largos y relucientes colmillos, la hábil trompa inquieta, sus ojos inteligentes y su enorme cabeza, llena de pensamientos amorosos y lejanos recuerdos. Es una hembra vieja y poderosa, matriarca de la manada de hijas jóvenes y sus delicadas crías, que siempre la acompañan. Los machos, dispersos por la llanura, van a su aire y no se acercarán mientras el celo no lo disponga.
La gran reina del marfil vigila incansable; vela por la seguridad de los suyos y recuerda episodios de su vida pasada, aventuras y peligros sufridos en tiempos pretéritos o recientes. Más de una vez ha tenido que enfrentarse a un león o a una horda de hienas para defender a su nieto más pequeño. Cuando se enfada es terrible: barrita furiosa mientras agita sus grandes orejas e infunde pavor en cualquier atacante que no osaría luchar contra su masa gigantesca y amenazadora. Es la maravilla de África, la Reina, y lo sabe.
            Pero, en eso, el idiota ha llegado a la sabana. Rodeado de una corte de serviles subalternos, un estúpido ser erecto, descendiente de una larga saga de soberanos endogámicos y rijosos, reinantes de opereta en algún país donde la élite poderosa prefiera jefes tontos y manejables, pretende dar rienda suelta a sus bajos instintos, segando la vida de un ser verdaderamente majestuoso; matando a un rey de verdad. Los guías le señalan a la vieja abuela elefante, que ya se revuelve inquieta. Y él, el rey de pacotilla, reclama su carísimo rifle de último modelo, que cuesta una fortuna a sus súbditos incautos, y lo carga con cartuchos explosivos, capaces de reventar la cabeza, llena de amor y de recuerdos, del gran paquidermo.
            La matriarca ha visto al mequetrefe y se dispone a espantarlo con uno de sus amenazadores movimientos de avance y retroceso. Generalmente, basta con esa demostración de fuerza, para que el intruso emprenda la huida y no haya que recurrir a la violencia… Pero en ese momento suena un disparo y el gran cerebro pensante, que sin duda albergaba a un valioso ego, estalla para siempre. Se ha cometido el regicidio y el idiota usurpador se colocará al lado del cadáver para hacerse unas cuantas fotos estúpidas.
            La raza de los elefantes está amenazada, mientras la triunfante de los idiotas convierte este mundo en un basurero dentro de un cementerio. Y acabará muriendo de éxito.
¿Se puede ser más tonto? 
Miguel Ángel Pérez Oca.

                                                                        (Este relato contiene 500 palabras,
                                                                                incluídos el título y la firma,
                                                                                ni una más ni una menos.

                                          Doy fe de ello.)

viernes, 4 de agosto de 2017

MI MADRE CUMPLE 99 AÑOS.

Dª Magdalena Oca, mi madre, cumple hoy 99 años. ¡Felicidades, mamá! ¡A por los 100!